Alumnos del Liceo de Tala representarán a Uruguay en el First Lego League

Es la segunda vez que estudiantes de esta institución participarán del concurso internacional

Los alumnos del Liceo de Tala de Canelones ganaron por segunda vez consecutiva el primer puesto de la competencia First Lego League (FLL por sus siglas en inglés), enmarcadas en las Olimpíadas de Robótica, Programación y Videojuegos que encabeza Plan Ceibal desde el año 2012, y que tuvo su cuarta edición en noviembre de este año en el LATU. Se trata de una instancia previa en la que participan varias instituciones, y quien obtiene el primer puesto viaja a Estados Unidos a representar a Uruguay en la competencia internacional.

El First Lego League es un concurso mundial de robótica dirigido a estudiantes de secundaria de entre 12 y 16 años, que realiza la organización First en conjunto con Lego Education en Estados Unidos. Uruguay tuvo su primera participación en 2016.

Cada año se propone un tema distinto de ciencia y tecnología. En esta edición, el tema elegido fue hidrodinámica y los equipos participantes debieron investigar sobre el ciclo humano del agua.

Los cinco estudiantes del Liceo José Alonso y Trelles de la localidad de Tala en Canelones, Ezequiel Curbelo, Melisa Peraza, Alina Cabrera, Bruno Peña y Camilo Baldivia son los miembros del equipo ganador, denominado Garra Charrúa 2.

El nombre, según contó a Cromo el profesor de los alumnos en esta edición, Fernando Gómez, se debió a que el grupo conformado por los estudiantes que se presentaron en 2016 fue Garra Charrúa y la idea es que haya una continuidad en ese sentido, y que sea “algo más institucional y a largo plazo”.

Si bien Camilo Baldivia participó de las dos ediciones del concurso, los demás miembros del equipo del año anterior quedaron afuera en esta edición por ser mayores de 16 años, que es el límite de edad permitido por la competencia. La profesora del grupo de alumnos que ganó en 2016 fue Alicia Ferrando, que este año estuvo como colaboradora.

Tres requisitos
Fue en agosto de este año cuando los alumnos comenzaron a prepararse para la competencia en el LATU. Sin embargo, Gómez aseguró “que no es solamente el trabajo de agosto hasta ahora, sino que es el trabajo de varios años”.

Para participar de esta competencia, los alumnos debieron realizar un proyecto científico. Para esto tuvieron que detectar un problema y hallar una solución.

En el caso de los estudiantes de Tala, el tema a investigar fue el agua potable, que algunas veces puede llegar a presentar cierto sabor u olor que vincularon con el cloro. La solución que encontraron fue la aireación del agua, que consiste en dejarla en contacto con el aire luego de que salga de la canilla. De esta forma se disipan las sustancias volátiles, causantes de ese problema del sabor u olor. Gómez insistió en el hecho de que en ningún momento el equipo puso en discusión que el agua sea potable, sino que la idea del grupo era buscar una forma de mejorar su calidad.

Además del proyecto científico, los equipos participantes tienen que cumplir con otras dos condiciones para entrar a la First Lego League. Una de ellas es el diseño, construcción y programación de un robot utilizando la tecnología Lego Mindstorms, con el propósito de superar una serie de desafíos de manera autónoma en un tablero particular. Se trata de 18 misiones distintas, y deben lograr completar la máxima cantidad en un tiempo máximo de dos minutos y medio.

El desafío del robot corre por cuenta distinta a la del proyecto científico y no tiene por qué estar relacionado con la temática propuesta.

En la serie de desafíos, los estudiantes tienen tres salidas para que su robot cumpla con las misiones, esto es por si surge alguna falla o quieren cambiar algo en su programación. El jurado toma el puntaje más alto logrado entre las tres oportunidades del robot. En esta parte del concurso, Garra Charrúa 2 obtuvo la mayor calificación con 130 puntos.

Sin embargo, el puntaje obtenido en esta competencia no es lo único que el jurado evalúa de cada equipo. “Se gana en base a un combo de cosas”, explicó Gómez,

Luego del proyecto y el robot utilizado en los desafíos, hay un tercer elemento que es evaluado: el de los valores. Durante el proceso de preparación y la competencia, los estudiantes trabajan distintos valores, que demuestran que van a competir de forma amistosa.

“En el First Lego League le llaman “coopertición”, que es una palabra registrada, y consiste en cooperar con los demás recordando que es una competencia pero también que uno aprende compartiendo con los demás”, relató Gómez.

Además, contó que mientras desarrollaban el proyecto científico y diseñaban el robot para cumplir con los desafíos, paralelamente trabajaban en este tercer ítem, para lo que disponían de una cartelera en la que iban anotando aquellos valores que consideraban que se iban adquiriendo en el grupo a lo largo del proceso, “porque somos gente, y la gente interactúa de varias maneras”, manifestó.

Dos veces ganadores
Consultados sobre cuál es la particularidad del liceo que los llevó a obtener el primer puesto en la competencia dos años seguidos, Fernando Gómez y Alicia Ferrando coincidieron en que fue “el esfuerzo y la buena voluntad” de los alumnos.
Desde 2012, el liceo cuenta con un taller de robótica y programación dictado por Ferrando. El curso, que se da en la tarde y de forma extracurricular, no es obligatorio ni tiene calificación. Allí concurren aquellos estudiantes interesados en el tema, y es donde se preparan para este tipo de competencias.

Durante todo el período de preparación para el First Lego League, los alumnos que ganaron la competencia concurrían al liceo regular durante la mañana y luego todas las tardes de 14 a 19 horas al taller de robótica. “Eso es lo que te lleva a tener buenos resultados, porque son horas de dedicación, no se dan por vencidos. Es un trabajo realmente colaborativo y eso es muy importante”, aseguró la profesora.

Ferrando también señaló que el hecho de que uno de los integrantes del equipo ya hubiera participado en la edición anterior fue un plus. “Camilo había participado del Mundial y ya tenía experiencia. Sabía bien a qué iban, y nosotros también ya sabíamos un poco de qué se trataba”, señaló.

Camino a Houston
Al obtener el primer puesto del First Lego League de las Olimpíadas de noviembre, los cinco alumnos de Garra Charrúa 2 viajarán en representación de Uruguay a Houston, Estados Unidos, para participar del concurso de Robótica internacional.
Gómez comentó a Cromo que comenzarán a prepararse para esa instancia, que será en abril, a partir de febrero o antes. “La idea es mejorar un poco el proyecto y continuarlo. Estamos viendo si podemos agregar otras cosa, porque cuando se investiga algo se pueden encontrar soluciones, pero también nuevas preguntas”, explicó.

Plan Ceibal también acompañará al equipo durante el proceso de preparación de los alumnos, y les dictará clases de inglés enfocadas en el tema para que puedan elaborar una buena presentación para el concurso internacional.

Fuente: El Observador

2017-12-18T16:20:03+00:00 diciembre 18, 2017|Categorías: Educación|Etiquetas: |