Antel inauguró el primer cable submarino y venderá banda ancha

Esta mañana llegó a las costas de la Playa Brava (Punta del Este) el primer cable submarino de Antel, que permitirá a la empresa vender internet como proveedor a otros países.

En el evento estuvieron presentes el presidente del ente, Andrés Tolosa, y la expresidenta de Antel y actual ministra de Industria, Carolina Cosse.
El cable oceánico va a conectar directamente a Uruguay y Brasil con Estados Unidos, uniendo las ciudades brasileñas de Santos y Fortaleza con Boca Ratón (Florida) y Santos con Maldonado.

El proyecto comenzó en 2012, durante la presidencia de Cosse, fue anunciado en 2014 mediante una inversión de US$ 73 millones y en noviembre de 2015 se firmó el contrato entre Antel y Google. Representa un ahorro acumulado de US$ 195 millones, según datos aportados por la empresa estatal en 2015.

La construcción, que duró dos años, se llevó a cabo en asociación con Google y las empresas Angola Cables (Angola) y Algar Telecom (Brasil).

La nueva ruta tiene una longitud de 10.556 km y seis pares de fibra. El ancho de banda de los actuales sistemas de cables submarinos se incrementará en 64 terabits (8000 gigabytes) por segundo de capacidad.

La extensión de Santos a Punta del Este mide 2.000 kilómetros.
Durante la inauguración, Tolosa afirmó que el cable submarino representa “un gran impulso para la economía digital de nuestro país”. ”El cable nos permite tener la capacidad de controlar e independencia absoluta en el mundo de internet”, manifestó. El jerarca calificó la nueva construcción como “un hito histórico”.

Al tomar la palabra, Cosse dijo que “esta obra es la locomotora del siglo XXI”.

“El futuro es ahora. Este hilo uruguayo de última tecnología abre las compuertas al nuevo mundo con soberanía”, dijo, y agregó: “estamos construyendo los trabajos del futuro”.

“El futuro está aquí, ahora, entre nosotros. No lo vayamos a buscar a otro lado”, sentenció.
Internet al exterior.

El acuerdo firmado con Google en 2015 permite que mediante el cable submarino, Antel pueda transformarse en proveedor internacional de servicios de telecomunicaciones, el sexto de América del Sur.

El sistema submarino de fibra óptica propio “significa independencia y soberanía para el país, con disponibilidad de ancho de banda garantizado a largo plazo”, indicaron desde el ente.

En marzo de este año, Cosse dijo que se podrá vender banda ancha a Brasil. “Hay lugar en el mercado para seguir creciendo”, manifestó.

Fuente: El País

2017-08-18T13:09:16+00:00 agosto 18, 2017|Categorías: Ciencia y Tecnología|Etiquetas: |