El arma secreta cafetera

Carlos Páez motivó a los colombianos para el partido que les dio la clasificación a Rusia 2018.

El seleccionado colombiano había quedado muy golpeado luego de la derrota sufrida en casa a manos de Paraguay. A pesar que habían cambiado el horario del partido, presuntamente como un factor a favor, el resultado no pudo ser peor. Desde el punto de vista psicológico el encuentro con los guaraníes fue un subibaja emocional. En menos de tres minutos los colombianos pasaron del cenit por estar clasificados al Mundial al nadir absoluto. Todo había quedado para la última fecha de las Eliminatorias. Encima, los colombianos tenían que enfrentar en Lima a la agrandada selección peruana que venía de sacar un punto en la Bombonera de Buenos Aires.

Algo había que hacer. Había que motivar a los muchachos cafeteros. La solución se encontraba en El Salvador. Carlos Páez Rodríguez, uno de los sobrevivientes de Los Andes, venía desde Puerto Vallarta, en México, donde había dictado una de sus conocidas conferencias. En su escala en El Salvador fue contactado por un dirigente de la selección colombiana. “Don Carlos, necesitamos que se tome el primer avión para Lima. Allá lo esperamos con los muchachos de la selección”, escuchó Carlos en su celular. No había tiempo que perder. Carlos tomó el primer avión a Montevideo, como estaba previsto, para luego embarcar el mismo lunes hacia la capital peruana.

Llegó y se dirigió hacia el hotel asignado para la delegación colombiana y allí se encontró con que había arribado incluso media hora antes que los propios hombres dirigidos por José Pekerman.

El encuentro.

En la noche del lunes, un día antes del crucial partido, Carlos Páez se encerró en un salón del hotel con la totalidad del equipo colombiano, incluidas las estrellas Radamel Falcao y James Rodríguez.

También con todo el equipo técnico. “El entrenador Pekerman es un señor, un caballero, un líder. Uno de sus colaboradores se llama Carlos Miguel, un tocayo, con el que como debe ser tuve una muy buena relación. Como con todo el equipo”, aseveró Páez al momento de contar cómo fue su experiencia. “Igual los muchachos Radamel Falcao, James y el golero Ospina como el resto son unos fenómenos”.

Carlos Páez, que conoce de momentos críticos, encontró a los jugadores afectados por el resultado que habían cosechado unas horas antes frente a los guaraníes en Barranquilla. “Apunté sobretodo a darles confianza por el garrón que se comieron con Paraguay. La charla motivacional duró más de tres horas. El resultado con Paraguay había sido un golpe muy duro.

Encima tenían que definir la clasificación en Perú”, relató. “Les expliqué a los muchachos que el fútbol es un deporte, por definición y esencia, colectivo. Se juega en grupo, para nada individual. Y con el esfuerzo de cada uno sumar al grupo con la humildad como factor común. Humildad total. Les conté que en la cordillera teníamos solo una opción y era vivir. Por eso cuando uno no tiene dos opciones, la vida es mucho más fácil. Y la única opción que tenían ellos era la de clasificarse para el Mundial de Rusia. Como no tienen otra opción no la compliquen. Salgan a la cancha y consigan esa clasificación que todos ustedes esperan”.

La charla se transformó en una rueda de amigos a tal extremo que los propios colombianos le pidieron a Carlos que siguiera con ellos en exclusiva. Nada de otra selección. “Luego del resultado del martes en Lima les mandé un mensaje a varios de los muchachos. Misión cumplida, les dije”.
El pacto de no agresión en cancha, fue desmentido
“Nosotros estábamos enterados de lo que estaba pasando en los otros partidos, estábamos jugando con los otros resultados y en ese momento (quise) hacer saber eso, nada más”, manifestó Radamel Falcao, cuando se le preguntó por el supuesto ‘pacto de no agresión’ que hubo en cancha con los futbolistas peruanos, al enterarse que Chile perdía 3-0.

Por otro lado, el peruano Renato Tapia reconoció que habló con Falcao sobre los resultados pero remarcó que siempre tuvieron la intención de “ganar” el partido. “Hablé con Radamel y me dijo que ya estábamos los dos adentro, pero esto es fútbol y siempre queremos ganar”, indicó Tapia, actual jugador de Feyenoord de Holanda.

Fuente: El País

2017-10-13T18:10:54+00:00 octubre 13, 2017|Categorías: Uruguayos Destacados|Etiquetas: |