Botija de oro: Saint-Upery la rompió

El nadador celeste fue el mejor de Uruguay en los Sudamericanos de la Juventud

La natación uruguaya disfruta de los logros de un joven que tiene mucho futuro, pero que confirmó en Santiago de Chile un gran momento.

Santiago Saint-Upery tiene 16 años y fue el mejor celeste en los Juegos Sudamericanos de la Juventud al ganar tres medallas: dos de oro y una de bronce.

“El balance es muy bueno en lo personal, pero también en lo grupal, porque Uruguay ganó 14 medallas superando lo logrado en Lima, que habían sido 13”, le contó Saint-Upery a Ovación.

Las expectativas eran grandes para los Juegos Sudamericanos de la Juventud ya que el nadador de Biguá llegaba como campeón Sudamericano en 100 y 200 metros pecho, pruebas en las que aparecía como favorito. Y Santiago no falló.

Primero repitió la conquista del Sudamericano de Cali de abril en los 100 metros pecho y con un tiempo de 1’04”59 conquistó el oro en Chile, éxito que luego repitió en los 50 metros pecho con 29”43.

La medalla de bronce en los 200 metros pecho fue el cierre para una notable actuación en Santiago de Chile, donde el uruguayo fue tercero con 2’26”06, consiguiendo su mejor marca en esta temporada. “Viajé a Chile con el objetivo de conseguir medallas, sobre todo por lo conseguido en el Sudamericano de Colombia. Iba a defender el título y quería repetirlo”, recordó el competidor, que este año luego del torneo continental disputó el Mundial de Mayores en Budapest, Hungría, y el de Juveniles en Estados Unidos.

“Fue un año movido, cargado de competencias y también muchas emociones, pero por suerte pudimos mantener el nivel a lo largo de toda la temporada gracias al trabajo que hice con mis entrenadores en Biguá y también con el apoyo del preparador físico y la nutricionista”, contó.

Con apenas 16 años, Santiago ya demuestra su potencial no solo a nivel nacional, sino también en el plano internacional. Ahora disputará el Campeonato Absoluto con Biguá, luego vendrán las vacaciones y comenzará un nuevo año en el que otros objetivos se cruzarán en la planificación de uno de los deportistas con mayor proyección en el país.

Pero con la misma tranquilidad que se tira a la pileta, Saint-Upery habló de su futuro y confió que “el sueño de todo nadador es llegar a los Juegos Olímpicos, pero yo antes tengo otro camino que recorrer y la meta es competir en 2018 en los Juegos Olímpicos de la Juventud. Ese será el gran desafío”.

BIGUÁ  – Un club que apuesta al desarrollo
Es referencia para la natación uruguaya y es cuna de grandes deportistas. Santiago Saint-Upery no escapa a eso y por detrás de una promesa hay un grupo multidisciplinario de profesionales. Uno de ellos es Javier Golovchenko, nadador olímpico y actual entrenador del mejor celeste en los Juegos Sudamericanos de la Juventud. “Santi tiene un potencial enorme y sus logros no hacen más que llenarnos de orgullo. Está haciendo historia y todo es producto del trabajo y sobre todo el esfuerzo que viene realizando”, le contó Golovchenko a Ovación, agregando que en el club se trabaja para que los deportistas se formen en sus disciplinas pero también como personas. En cuanto al futuro, el “Golo” remarcó que “hay muchas expectativas, pero su carrera recién empieza”.

Fuente: El Observador

2017-10-10T16:07:02+00:00 octubre 10, 2017|Categorías: Deportes|Etiquetas: |