fbpx

Estudiantes uruguayos ganaron medallas de oro y bronce en Olimpíada de Astronomía

Una medalla de oro, tres de bronce y una mención honorífica fue el resultado de la participación uruguaya en la XI Olimpíada Latinoamericana de Astronomía y Astronáutica celebrada este año en México.

Una medalla de oro para Rodrigo Cabral, tres de bronce para Milagros Segovia, Mateo Fernández y Marcos Alzugaray, y una mención honorífica para Constanza Flores fue lo que se trajo Uruguay de la XI Olimpíada Latinoamericana de Astronomía y Astronáutica, celebrada por primera vez en Puebla (México).

Mateo Fernández, además, integró el equipo que obtuvo el premio a la mejor prueba teórica grupal, junto a Sarah Melo (Brasil) y Jean Louys (Argentina).

“Fue una experiencia notable para todos”, contó Martín Monteiro quien, como representante de la Sociedad Uruguaya de Astronomía, fue quien viajó este año como coordinador de la delegación nacional.

Uruguay participa de la Olimpíada Latinoamericana en forma ininterrumpida desde 2009 y fue sede en 2014 en la ciudad de Minas, departamento de Lavalleja.

“Los muy buenos profesores de Secundaria que alientan a sus estudiantes a llegar a las olimpíadas, más la preparación intensa que les dan estudiantes de la Facultad de Ciencias y de Secundaria, hacen que el nivel se venga manteniendo. Uruguay ha obtenido siempre medallas de oro, plata y bronce”, agregó Monteiro, quien es profesor de física.

El docente explicó que el proceso comienza un año antes, con la Olimpíada Uruguaya de Astronomía, organizada por Educación Secundaria con la Inspección de Astronomía, la Sociedad Uruguaya de Astronomía, la Facultad de Ciencias, El Planetario y El Observatorio Los Molinos, entre otras instituciones.

En setiembre arrancan con un prueba online, a la que en 2018 se presentaron casi dos mil estudiantes de cuarto y quinto año de liceo. Hoy son chicos de 17 y 18 años de edad.

El grupo mejor calificado pasa a una segunda etapa online en noviembre, y en mayo del año siguiente tiene la primera prueba presencial en la Facultad de Ciencias.

De ese grupo de alrededor de 50 estudiantes surgen los 10 finalistas que realizan una serie de cursos preparatorios a lo largo de varios meses, donde se les refuerzan los conocimientos que ya traen del liceo. “Se les facilita un montón de conocimiento que, en general, en el liceo no se da porque es difícil acceder a él o porque los tiempos no alcanzan”, explicó Monteiro.

Con esa preparación es que viajan a la Olimpíada Latinoamericana, con fondos provenientes del LATU, el PEDECIBA, el Ministerio de Educación y Cultura y la ANEP.

El proceso hacia la Olimpíada 2020, que tendrá lugar en Ecuador, ya está en marcha.

“Me parece que la Olimpíada de Astronomía es una oportunidad notable para motivar, captar talentos y alentar a los chicos a que se acerquen más a la ciencia. Estaría bueno que tuviera más difusión porque, si bien los chicos se enteran a través de los profesores, por una razón u otra muchos no les informan a sus estudiantes y es una pena. Sería bueno que todos los chicos tuvieran la oportunidad de elegir si participan”, concluyó Monteiro.

Cuatro días de pruebas teóricas y prácticas
El primer día se realiza una prueba teórica individual de cuatro horas, con problemas de diferentes áreas de la astronomía. El segundo día se dedica a la prueba teórica grupal, también de cuatro horas (este año fueron 18 grupos mixtos, cada uno de tres estudiantes de países distintos). El tercer día se realizan pruebas observacionales que implican reconocer objetos. Esta vez, como estuvo nublado, no se pudo hacer a cielo abierto y se sustituyó por pruebas escritas. Fueron bastante complejas porque se hicieron con el cielo del norte. Y el cuarto día es para la prueba de cohetería, que tiene que ver con cohetes de agua y trabajo en equipos de a tres. Todos aquellos que obtienen entre el 90 y el 100% de puntos del estudiante que consigue el mayor puntaje, son medalla de oro.

Fuente: El País

2019-11-04T16:39:42-03:00noviembre 4, 2019|Categorías: Uruguayos Destacados|Etiquetas: |