Firmas españolas prevén invertir más en Uruguay

Ven peor a la región, pero el 76% estima poner más dinero.

Las empresas españolas ven con menos optimismo a Latinoamérica en 2019. Sin embargo, la gran mayoría de las compañías presentes en la región seguirán incrementando sus inversiones. Y ese incremento también abarca a las firmas instaladas en Uruguay, según surge del informe Panorama de Inversión Española en Iberoamérica que presentó ayer la Escuela de Negocios de Madrid (IE Business School).

El estudio recoge la opinión de 106 empresas de matriz española de gran porte. Entre las participantes, 12 de ellas forman parte del IBEX 35 (principal índice bursátil español) como Telefónica, BBVA, Santander, Mapfre o Meliá, además de otras importantes compañías con presencia en Uruguay como Abengoa, Codere, Prosegur, Iberia o el Grupo NH.

América Latina sigue siendo una apuesta decidida y a largo plazo para las firmas españolas, destacó Gonzalo Garland, vicepresidente de Relaciones Externas del IE Business School.

A pesar de la incertidumbre sobre la evolución de la economía global, tres de cada cuatro empresas encuestadas (76%) piensan incrementar sus inversiones en la región en 2019, mientras que el 23% prevé mantenerlas y 1% reducirlas.

Si se analizan los resultados por países, solo caerían las inversiones en Venezuela, se mantendrían en Argentina, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Cuba, y aumentarían en todos los demás países de la región, incluido Uruguay.

Tomando como referencia el porcentaje de empresas españolas con inversiones, presencia comercial, exportaciones o intereses comerciales en los países latinoamericanos, un tercio de las que participaron en la encuesta (33%) afirmaron estar presentes en Uruguay.

Percepción.
A pesar de los cambios políticos significativos en algunos de los países más grandes, como México y Brasil, esto no representó un cambio sustancial en la percepción de los inversores españoles. Las encuestas en las que se basa el informe fueron respondidas entre el 1° de septiembre y el 30 de diciembre de 2018, período en que ya estaba decidido el nuevo gobierno en México y se iba perfilando en Brasil.

En ambos países se observó una muy ligera caída en la opinión de los inversores cuando se preguntó la visión sobre la situación económica general en este año -en una escala de 1 a 5. En el caso de México, la evaluación bajó de 3,79 a 3,46 y en Brasil de 3,13 a 2,74.

“Alguien podría opinar que estos cambios son importantes, pero si se comparan con la caída de 1,5 puntos en Argentina, presumiblemente por la gran inestabilidad cambiaria que sufrió en 2018, a pesar de no haberse producido un cambio político como el de los otros países, surge una interpretación diferente. Y es que los inversores españoles no creen que los cambios políticos van a llevar a cambios importantes en las políticas y el entorno macroeconómico que afecta a la inversión extranjera”, dijo Garland.

En esa percepción sobre el comportamiento de la economía, Uruguay se ubica entre los cinco mejores, por detrás de Colombia, Chile, Panamá y Perú. El puntaje de Uruguay es 3,51, con una baja de 0,15 respecto a la valoración de 2018.

Solo Colombia y Paraguay tienen en 2019 una valoración mayor sobre el comportamiento de la economía doméstica en relación al año anterior, entre 19 naciones analizadas.

De acuerdo con los resultados de la encuesta, México será de nuevo el país donde más empresas españolas piensan aumentar sus inversiones en 2019, seguido por Colombia, Perú, Chile y Brasil.

En el resto de los países -entre ellos Uruguay-, el número de empresas que tienen previsto aumentar su inversión es menor o similar a las que creen que mantendrán estables sus negocios, con la excepción otra vez de Venezuela.

Esas inversiones se canalizarán en un 55% exclusivamente mediante crecimiento orgánico y un 43% combinándolas con adquisiciones de otras compañías. Aquellas empresas que apostarán solo a adquisiciones, son el 2% de las consultadas.

Un aspecto en el que las opiniones de las empresas han cambiado es respecto a si el entorno económico global va a afectar a la región de manera positiva o negativa. El año pasado, un 64% decían que sería favorable para la región, y solo un 18% pensaba que no.

Un año más tarde, con la guerra comercial entre China y Estados Unidos, la incertidumbre del Brexit británico y el enfriamiento de la economía mundial, son menos optimistas: un 45% cree que el entorno global será favorable para la región y un 38% que no. Garland advirtió que “muchas de las amenazas que pueden aparecer están más relacionadas con lo que suceda fuera de la región que en América Latina”.

Fuente: El País

2019-02-21T16:25:11+00:00febrero 21, 2019|Categorías: Economía|