fbpx

“Hemos visto una maravilla”: la muestra que refleja los inicios de la fotografía en Uruguay

El director del Museo Histórico Nacional, Lic Andrés Azpiroz, brindó los detalles de la muestra que se podrá visitar hasta el 23 de noviembre.

El 19 de agosto se cumplieron 180 años de la presentación en la Academia de Ciencias de París del daguerrotipo, la primera técnica fotográfica expandida y comercializada en el mundo.

En 1839, el gobierno francés compró la patente del daguerrotipo a Louis Daguerre y la presentó al mundo para que su acceso fuera universal.

El Museo Histórico Nacional cuenta con la colección más importante y numerosa de daguerrotipos, ambrotipos y otros ejemplos de la primera etapa de la fotografía, entre 1840 y 1860.

Para celebrar este aniversario, el Museo Histórico Nacional propone disfrutar de cerca esta colección, y conocer más sobre su naturaleza, la historia de la técnica, las personas involucradas en su expansión, los retratados y su época.

LARED21 conversó en forma exclusiva con el director del Museo Histórico Nacional, Lic Andrés Azpiroz, quien explicó los detalles de la muestra.

-¿En qué consiste la muestra? ¿Cómo surgió la idea? ¿Cuántas piezas se estarán exhibiendo?
La exposición se llama: “Hemos visto una maravilla” y surgió por la idea de que el Museo Histórico se plegara a las actividades que se desarrollan en el país por los 180 años de la fotografía en Uruguay.

El Museo cuenta con la colección pública más importante del país, desde los primeros procesos fotográficos, que son el daguerrotipo y el ambrotipo, y nos pareció importante que el público los pueda ver y disfrutar.

Quizás las personas no han visto antes un daguerrotipo o un ambrotipo. Por eso es una muy buena ocasión para mostrar esta colección, que es pública, y que forma parte de la colección del Museo Histórico Nacional.

Los visitantes podrán ver una selección de esas casi 135 piezas que tiene el Museo, vinculadas a los inicios de la fotografía en Uruguay.

Además, sumamos otros elementos que forman parte de la colección del Museo o que se encuentran en poder de colecciones particulares.

El gran público puede acercarse a conocer estos materiales que tienen un carácter muy singular, porque son los primeros testimonios de la fotografía y porque para poderlos exponer se ha realizado un trabajo muy minucioso y muy a conciencia.

-Detrás de la muestra hay 20 meses de trabajo…
-Sí. Por lo general, el público cuando visita una exposición en un museo, no cae en la cuenta del proceso de trabajo que hay detrás para el montaje, y que en este caso implicó a un grupo muy numeroso y variado de saberes, porque han participado historiadores, algunos con énfasis en la historia de la fotografía, otros con énfasis en cuestiones que tiene que ver con la historia de quienes están retratados, y técnicos vinculados al área educativa, porque el museo tiene que saber divulgar.

Existe un desafío muy grande porque, sin perder nivel académico- científico, la exposición debe tener un lenguaje claro y accesible.

Para nosotros, la curaduría de la exposición es el resultado de un proyecto de investigación. Porque, además de la participación de técnicos de áreas como la historia o la educación, también incluye a especialistas del área de la conservación y la restauración, ya que las piezas han pasado por nuestro taller y se le han realizado el acondicionamiento necesario.

-¿Cómo se hace para exhibir las obras, facilitar el acceso, y a la vez preservarlas?

-Hay un equilibrio entre la misión del museo, que es la de mostrar, y el criterio técnico y científico de que se puede mostrar bajo determinadas condiciones y por cierto tiempo.

Por ello, la exposición dura 55 días. Además, a la salida o a la entrada de la exposición, según cuándo se vea, hay un cartel que se titula: “Nota de los conservadores”, que contiene una aclaración para el visitante referida a cómo exponemos y hace referencia a los parámetros de temperatura, humedad ambiente, y rango de luz.

Todos esos detalles se han buscado controlar, porque hay imágenes de la década de 1850 y se pueden ver. Entonces, el objetivo es mostrarlas, pero que en otro aniversario de la invención de la fotografía también se pueden volver a exhibir.

-¿Qué personajes de la historia uruguaya se pueden ver en este túnel del tiempo?

-Los retratados son los nombres de muchas de las calles de Montevideo y de ciudades del país. Pero el criterio en muchos casos también ha sido mostrar protagonistas menos conocidos.

Personajes que en el siglo XIX habían tenido un destaque, eran conocidos, ocupaban un lugar en aquella sociedad que Carlos Real de Azúa llamó “el patriciado”, pero que con el devenir del tiempo sus nombres se han olvidado. Por ello hicimos un esfuerzo muy grande por reconstruir sus biografías.

Hay integrantes de familias vinculadas al comercio, hay militares, religiosos y hay otros personajes que son más desconocidos o que se han perdido en el olvido, por ello es una ocasión para traer de vuelta sus rostros y recordarlos.

En el caso de los hombres, como la mayoría de ellos tenían una vida pública, era más fácil reconstruir sus biografías. Pero en el caso de las mujeres, como no había biografía, existió un trabajo de saber más sobre su vida, Como por ejemplo, la madre del doctor Luis Alberto de Herrera.

Hay una fotografía que es de una ama de leche amamantando a un bebé y eso nos habla de un rol social de las amas de leche y, a la vez, nos cuestiona sobre por qué no aparece retratada la madre.

-¿Hasta cuándo estará la muestra?
-La exposición estará hasta el 23 de noviembre.

Asimismo, organizamos varias actividades, una de ellas son las visitas guiadas que tenemos todos los viernes a las 15.30 horas. Se trata de una visita fija que tiene el Museo, pero que ahora se concentra en la exposición.

Por otro lado, los sábados a las 17 horas realizamos un ciclo de visitas dialogadas, donde hemos invitado a referentes de distintas áreas vinculados a la exposición, para que realicen una visita guiada desde su punto de vista.

Algunas de las actividades:
La historia de la fotografía en Uruguay – Magdalena Broquetas y Mauricio Bruno. 26 de octubre, 17 horas. Casa Rivera (Rincón 437). Actividad: Inicios de la fotografía en Uruguay, sus particularidades y relaciones con el desarrollo de la técnica a nivel internacional, usos de la fotografía en sus primeras décadas.

La práctica fotográfica actual – Annabella Balduvino y Javier Calvelo 9 de noviembre, 17 horas. Casa Rivera (Rincón 437). Actividad: Observaciones y preguntas que surgen desde la mirada de dos fotógrafos y su reflexión sobre los sentidos de la fotografía como práctica y como lenguaje.

La conservación de archivos fotográficos – Soledad Abarca y Ana Laura Cirio.16 de noviembre, 17 horas. Casa Rivera (Rincón 437). Actividad:

Complejidades y particularidades de las fotografías para su conservación, particularmente de los procesos antiguos. Características materiales, deterioros, medidas preventivas y alcances de la preservación.

El coleccionismo – Andrés Linardi, Carolina Porley, Carlos Vertanessian 23 de noviembre, 17 horas. Casa Rivera (Rincón 437). Actividad: Debates sobre el patrimonio fotográfico a nivel internacional, su valor desde diversas perspectivas, el rol de los coleccionistas en relación con las instituciones públicas.

Para estas actividades se cuenta con un cupo limitado que se completará por orden de llegada.

Por más información: Museo Histórico Nacional Rincón 437, Montevideo. Tel. 2915 1051.

Fuente: La República

2019-10-23T15:06:36-03:00octubre 23, 2019|Categorías: Cultura|Etiquetas: |