fbpx

Hoteleros del norte crean negocio turístico entre oro y amatistas

En Artigas y Minas de Corrales le empiezan a encontrar la vuelta para atraer turistas

Al hotel Casino de Artigas y al hotel Artigas de Minas de Corrales les ocurre algo curioso: tienen páginas web (y por ende correos electrónicos) casi idénticos. Uno es www.hotelartigas.com y el otro www.hotelartigas.com.uy. Desde hace muchos años, en forma amable, se intercambian aquellos mails que, cada tanto, les llegan equivocados. Pero algo más los liga. Hace unos cinco años, en forma paralela, los dos desarrollaron paquetes turísticos entorno a la minería (ágatas y amatistas en Artigas, oro en Rivera) en la búsqueda de atraer más huéspedes. En actividades del Ministerio de Turismo, finalmente, se conocieron las caras el encargado del hotel Casino de Artigas, Mateo Acosta, y las propietarias del Artigas de Minas Corrales, Mercedes Viana y Edelweiss Oliver; se enteraron que habían creado productos parecidos y decidieron unir fuerzas.

Intentaron primero generar una movida a nivel de todo el norte del país, pero no encontraron demasiado eco en otros operadores, por lo que «decantó» y sólo quedaron ellos en el proyecto, contó Acosta. Así nació un innovador producto conjunto al que denominaron Turismo Minero. Está operativo desde 2017, y, según Acosta, ha sido un éxito. «Nos ha ido recontra bien. En Artigas la meta era llevar 350 turistas por año. El año pasado fueron 2.500 y este año ya hemos superado esa cifra», señaló.

El grueso de los turistas llega en excusiones, son mayores de 55 años («mucho club de jubilados, turismo social, clubes deportivos») mayoritariamente desde Montevideo y Canelones pero también reciben colegios, grupos de especialistas en geología y familias. Este año han comenzado a trabajar más fuerte con propuestas de paseos de fin de año para colegios y están en una búsqueda activa de turistas del sur de Brasil.

Representantes de Turismo Minero han participado en eventos para emprendedores en el interior como ejemplo de que «entre privados se pueden desarrollar productos” en conjunto. «Este es un impulso puramente privado en el marco de actividades del Ministerio de Turismo. Somos privados que proponemos y tratamos de dar soluciones», subrayó Acosta.

Un safari norteño
El producto Turismo Minero, que se difunde en actividades como la reciente Expo Viajes realizada en el LATU, incluye la visita a Artigas y Minas de Corrales. De acuerdo al tiempo o intereses del cliente se le puede agregar otras actividades en la región norte, como visitar una bodega en Rivera, el Valle Edén, o paseos vinculados a la figura de Carlos Gardel en Tacuarembó.

El básico son tres días y dos noches. Se recorre la ciudad de Artigas y se realiza el Safari Minero, se almuerza en restaurantes espeto corrido o un asado en la cantera, se visita bodega en Rivera o Tacuarembó; y al otro día se realiza la Ruta del Oro en Minas de Corrales con cena show. Si se realiza en excursión el precio ronda los $ 8.500 por persona (que incluye alojamiento, paseo, traslado, comida pero no las bebidas).

El hotel Casino presentó en 2013 su proyecto de recorrido por las canteras de ágatas y amatistas al programa Innovaturismo de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII) y el Ministerio de Turismo. El subsidio recibido de casi US$ 50.000 se utilizó para acondicionar el tunel de una cantera en desuso, producir un documental para informar a los visitantes, y acondicionar un taller donde se procesan las piedras.

Las minas en Artigas son privadas, por lo que el hotelero realizó un convenio con la empresa de Oliveira Minerals, propiedad de una familia brasileña. «Tenían un túnel en desuso, que nos alquilan. Juntos lo reacondicionamos juntos y ellos se encargan del mantenimiento. (A diferencia de una mina en operación) las paredes están limpias y las piedras todavía incrustadas están lavadas e iluminadas. El recorrido es de unos 150 metros donde se va explicando el origen de las piedras; en el ambiente del túnel hay lugar para degustaciones de vinos y asado, o servir desayunos, asi como exposición de piedras. También dentro del túnel tenemos un cine dentro del túnel para pasar el documental, y proximamente habrá un museo de herramientas y formas de trabajo», explicó Acosta.

Lo brindado por Innovaturismo también sirvió para visitar lugares similares en Brasil y Argentina. De Argentina se trajo la idea de que el guía «bien instruído es fundamental». Y en Brasil, encontraron el modelo a seguir: el pueblo de donde proviene la familia Oliveira, que les alquila la mina.

«Nuestra ilusión es ser como Ametista do Sul, un pueblo que vive del turismo y de la minería por igual. Está a unos 600 kilómetros de Artigas. Viven unas 4.000 personas y reciben unos 6.000 turistas. Es como ir al pueblo de los pitufos, pero en lugar de todo celeste, es todo violeta», comentó Acosta.

Pueblo Turístico
La producción minera estuvo activa en Minas de Corrales hasta el año pasado. El turismo se vislumbra como una salida para el pueblo, que obtuvo en 2018 el premio Pueblo Turístico, que brinda US$ 30.000. Esta suma se destinará a recuperación arquitectónica e instalaciones para brindar mayor comodidad a los turistas.

Además en 2021 el pueblo recibirá un préstamo de US$ 500.000 del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para “fortalecer el concepto de descentralización y gestión territorial del turismo donde las localidades desarrollan productos vinculados a la localidad”, según informó la ministra de Turismo, Liliam Kechichián en una reciente visita a la zona.

La Ruta del Oro de Minas de Corrales permite conocer minas de extraccion de oro (se enseña a buscar oro con el tradicional mecanismo de bateo), el pionero sistema de aerocarriles, la represa hidroeléctrica de Cuñapiru -la primera en su tipo en América Latina- y las ruinas de Santa Ernestina, el primer pueblo minero de Uruguay.

Experiencias a medida

A raíz del exitoso trabajo en conjunto, Acosta y las propietarias del hotel Artigas de Minas de Corrales crearon una consultora a la que llamaron Gestoría de experiencias turísticas, que «desarrolla paquetes y productos a la medida de lo que la gente busca». «No solo unir puntos, sino nos encargamos de toda la coordinación con los operadores. No son itinerarios comunes, sino que están hechos a medida», explica Acosta. Están trabajando en un relevamiento de potenciales productos «atractivos y vendibles» en la región norte. También trabajarán en las afueras de Montevideo y ruta 6 y 7 en Canelones.

Fuente: El Observador

2019-10-25T16:27:03-03:00octubre 25, 2019|Categorías: Turismo|Etiquetas: , , , , |