La carne uruguaya regresa al mercado más sofisticado

Uruguay será el único país libre de fiebre aftosa con vacunación que exportará a Japón, un reconocimiento a la sanidad del rodeo y a una imagen de seriedad

Por Blasina y Asociados, especial para El Observador

Uruguay empezará a exportar en pocos días más carne vacuna al mercado más exigente del mundo. Será el único país libre de aftosa con vacunación autorizado a ingresar a Japón, todo un reconocimiento a la sanidad del rodeo y a una imagen de seriedad.

Ya habilitado el mercado, los frigoríficos esperan las inspecciones de los veterinarios japoneses para tener la luz verde definitiva y tratar de llegar a las góndolas de la isla.

¿Será un cambio significativo en la ganadería o simplemente un galardón que mejora el currículum del sector?

Uruguay podrá exportar carne vacuna deshuesada madurada y enfriada –músculo esquelético y diafragma– de animales que fueron nacidos y criados en establecimientos habilitados por la Dirección General de Servicios Ganaderos (DGSG) del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) y faenados en frigoríficos habilitados tanto por la DGSG como por la División de Sanidad Animal del Gobierno de Japón.

El martes 11 de diciembre llegará una misión técnica de Japón que auditará tres frigoríficos –Marfrig Tacuarembó, BPU-NH Foods y Copayán Rocha– y enviará un informe completando el último paso que, desde la industria, se espera sea en enero.

Estas auditorías habilitarán a 15 plantas frigoríficas para exportar a Japón.

Para el sector industrial la apertura del mercado nipón llega como aire fresco, en un escenario de márgenes ajustados y en muchos casos rentabilidades negativas.

Daniel de Mattos, gerente del frigorífico BPU, propiedad del grupo japonés NH Foods, destacó que se trata de uno de los mayores importadores de proteína animal del mundo, de los principales de carne vacuna y “genera expectativa en todos los actores”.

Se trata de un mercado de unas 500 mil toneladas embarque al año, en el que obtener un 1% ya sería un éxito, ya que respecto a los competidores hay desventajas de fletes, aranceles y una tradición exportadora que Uruguay debe retomar tras 18 años de ausencia.
Mientras a China van exportadas más de 200 mil toneladas, a Corea del Sur van solo 2.500 toneladas en lo que va de 2018. ¿A cuál se parecerá la lógica de Japón?

Lo primero a superar son los diferenciales arancelarios.

Japón tiene un arancel de 38,5% para el ingreso de carne vacuna de todos los países, excepto Australia, que a partir del 1° de abril de 2019 quedaría con 12 puntos de diferencia (26%).

Es probable que la competencia incremente con ambos países que tienen acuerdos comerciales que van bajando los aranceles gradualmente. Tanto en Australia como en Estados Unidos a comienzos de 2019. En el caso de Australia a través del Acuerdo Comprensivo y Progresivo para la Asociación Transpacífico (CPTPP) –acuerdo de integración económica en la región de Asia-Pacífico de la que Estados Unidos no participa– logrará que los aranceles a sus ventas de carne de vacuno disminuyan de 38,5% a 9% en el año 16 del acuerdo. Por parte de Estados Unidos, el gobierno notificó la intención de iniciar un acuerdo bilateral y planteó que las exportaciones de carne vacuna deberían recibir al menos los mismos beneficios arancelarios que se han otorgado a los competidores en virtud del CPTPP.

Otro desafío es llegar a ese mercado tan distante con cortes enfriados, los favoritos y de más valor entre los consumidores.

El tiempo de tránsito de Uruguay supera los 45 días, mientras el de Australia y Estados Unidos es de 20 días. “Hay que ver los riesgos y oportunidades en ese tema”, en referencia a la posibilidad de exportar carne enfriada, explicó el industrial. Una corriente que quedó también habilitada para China esta semana a través del protocolo acordado.

El arranque seguramente sea la exportación de bloques de carne y de trimmings. Según De Mattos, ese será un comienzo “interesante”, pero el desarrollo de otro tipo de productos –como la carne de traseros de feedlot– va a depender de la competitividad de Uruguay con Australia.

Puede servir como referencia lo que Uruguay exportó en el anterior período en que estuvo habilitado, en los años 90, cuando Uruguay quedó libre de fiebre aftosa sin vacunación.

En aquel entonces se venía ganando terreno en el mercado nipón, hasta que llegó la fiebre aftosa. El primer año que Uruguay ingresó a Japón (1998) se enviaron solo 491 toneladas peso carcasa, al año siguiente colocó 4. y casi se duplicó en el 2000 con 8.974 toneladas carcasa, hasta octubre, cuando llegó la fiebre aftosa a Artigas.

El volumen de 2019 es una incógnita, pero podría apuntarse a seguir una trayectoria similar a la de los años 90 y tal vez lograr 5.000 toneladas exportadas para duplicar a 10.000 en 2020.

La apertura de Japón podría ser a futuro un destino para carne de feedlot.

“Veo una luz de esperanza de poder sustituir parte de lo que tenemos del mercado a grano de Europa con mercado de Asia. La preponderancia del mercado chino, la apertura del mercado japonés y seguir intentando en el sudeste asiático, que son los mercados que mostrarán más desarrollo a futuro y que tienen una marcada preferencia por ganado de corral”, sostuvo De Mattos.

El consumo de carne vacuna en Japón se ha incrementado de 2015 en adelante, superada la preocupación por la vaca loca y las restricciones a la importación desde Estados Unidos. De acuerdo al Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), en 2018 Japón consumirá 1,3216 millones de toneladas sosteniendo desde 2015 un aumento de 50 a 60 mil toneladas por año. Eso a pesar de que la población de Japón va en descenso.

Por lo tanto, en 2019 la producción nacional estancada en alrededor de 470.000 toneladas en los últimos cinco años dejaría espacio para que el aumento de las importaciones satisfaga la demanda sostenida de los consumidores.

La oficina del USDA en Tokio proyecta que las importaciones de carne vacuna de Japón aumenten de 835.000 toneladas en 2018 a 850.000 en 2019, consolidándose como el segundo mayor importador de carne vacuna del mundo después de China (1,32 millones de toneladas).

En los primeros nueve meses del año Japón importó 456.694 toneladas peso embarque, 234.165 de Australia, 185.028 de Estados unidos, 16.780 de Canadá y 10.735 de Nueva Zelanda, según informa la estadística de Meat & Livestock Australia (MLA). Factiblemente Uruguay puede llegar a ocupar un volumen comparable al de Canadá o Nueva Zelanda, como un objetivo de mediano plazo.

Luego de 18 años de ausencia, Uruguay retoma con su principal producto exportado las relaciones comerciales con Japón, país de consumo creciente de carne vacuna. Pese a la fuerte competencia con Australia, Japón puede ir adquiriendo relevancia por sí mismo, como argumento para abrir otros mercados y posible nicho de mediano plazo para cortes de carne que hoy se destinan a Europa a través del cupo 481.

La cifra
7.234 dólares por tonelada fue en 2017 el precio de exportación de la carne enfriada australiana hacia Japón, con un precio de US$ 3.924/ton para la carne congelada.

Una raza peculiar y protegida
Como es sabido, la producción interna de carne vacuna de Japón se realiza con una raza nativa de alta infiltración de grasa en la carne, los Wagyu. Uruguay cría animales de esta raza, pero no puede exportar carne con un sello Wagyu ya que es una marca protegida por Japón. Los precios de la carne Wagyu se espera se mantengan firmes y en alza dada la demanda interna y los problemas que genera la peste porcina en China, que aumentan la demanda por carne vacuna y encarecen los precios de importación de forraje de Japón desde China por los mayores controles sanitarios. Uruguay podrá mandar carne Wagyu o cruzas, pero sin usar ese nombre.

Producción: Cecilia Pattarino

Fuente: El Observador

2018-12-07T15:13:47+00:00diciembre 7, 2018|Categorías: Economía|Etiquetas: |