Momento ideal para que Pablo Cuevas pegue otro salto

Debuta mañana en San Pablo; tiene varios torneos en su mejor superficie y no defiende tantos puntos.

Tras el título de Rio de Janeiro, el panorama en el ranking mundial cambió súbitamente para Pablo Cuevas. Si hasta la semana anterior el camino a Roland Garros era una misión delicada para defender puntos y no descender más allá del puesto 50, los 500 puntos que ganó en la “cidade maravilhosa” cambiaron todo.

El uruguayo manifestó una y otra vez que no mira el ranking y que se enfoca en el juego –lo que le aportó grandes resultados–, pero desde un análisis frío, las semanas que vienen son una gran oportunidad para lograrse meter entre los 20 mejores del mundo y aún más allá. Claro que para eso necesitaría repetir títulos, finales o al menos semifinales. Es que a esas alturas del ránking, solo se avanza si se definen títulos.

Cuando empezó esta temporada de polvo de ladillo –que va desde mediados de febrero hasta mediados de junio, aproximadamente– Cuevas defendía 740 puntos, las dos terceras partes de sus 1.065 puntos en el circuito. Era una posición delicada, que se agravó luego de perder 190 puntos en Buenos Aires, producto de los 250 que defendía tras haber ganado San Pablo en 2015 y que ambos torneos intercambiaran lugar este año en el calendario, por lo que le tocó defender en el torneo argentino los del torneo brasileño. Esa caída le había generado a Cuevas perder 10 puestos, para bajar del 35° al 45°.

¿Dos al hilo?

Sin embargo, con el título en Río, todo cambió. Agregó 410 puntos a su ranking (defendía 90) y subió 18 puestos hasta el 27°. Pero además, tras la mala noticia de los puntos que perdió en Buenos Aires, ahora esta semana en San Pablo no defiende unidades. De esa manera, con un fixture al menos accesible –solo un tenista de todo el cuadro lo supera en ranking–, tiene una buena oportunidad para lograr dos títulos seguidos, como logró en 2014 cuando ganó Bastad y Umag en semanas consecutivas. Claro que la semana siguiente a un título siempre es difícil: los jugadores tienen un afloje natural, y les cuesta más de lo normal mantener el ritmo.

De todos modos, al subir en el ránking las diferencias de puntos se hacen cada vez más grandes, y eso se refleja en que de ganar San Pablo apenas lograría trepar tres puestos, hasta el 24.

Su superfice ideal

Así y todo, el panorama sigue siendo atractivo, ya que los torneos que vienen en las siguientes semanas significan oportunidades interesantes para sumar. Y ante todo, se juegan sobre polvo de ladrillo, su mejor superficie y donde saca diferencias ante varios de sus rivales directos en el ránking. De hecho, existe consenso general en que, sobre arcilla, Cuevas está al menos entre los 20 mejores del mundo.

Tras San Pablo, Cuevas tendrá la oportunidad de descansar unos días, ya que no jugará por Uruguay la primera ronda de Copa Davis, y en cambio podrá empezar preparar la serie de los dos Masters 1000 sobre cancha rápida, en Indian Wells y Miami. Los dos son especialmente importantes, ya que, al ser Masters 1000, entran obligatoriamente en los 18 resultados puntuables para el ranking de los jugadores top50. Así, en los puntos actuales de Cuevas están los 10 de las primeras rondas del Masters 1000 de Miami, Madrid, Canadá, Cincinnati, Shanghái o ParÍs, y no los 45 de Buenos Aires 2015 o Valencia. No es la superficie ideal de Cuevas, pero tiene una buena chance para prepararse con tiempo y llegar bien descansado, uno de los cambios clave que ha hecho para este año.

Todo apunta a Roland Garros

Pero luego de esos torneos vendrá el objetivo de fondo: la gira europea de polvo de ladrillo que terminará con Roland Garros. Nuevamente, Cuevas descansará una semana –no jugará en Houston ni Marruecos– y debutará en Estambul, donde defenderá 150 puntos por haber jugado la final el año pasado ante Roger Federer. Luego tendrá una buena oportunidad de sumar en el Masters 1000 de Madrid (donde perdió en primera hace un año y defiende solo 10), de Roma (45, perdió en cuartos de final con Federer) y finalmente Roland Garros, el gran objetivo, donde el año pasado se quedó afuera en dieciseisavos de final ante Gael Monfills (90 puntos). Este año, Cuevas llega más sólido y maduro, por lo que avanzar alguna instancia más está al alcance siempre y cuando tenga un buen fixture.

Ante todo, Cuevas defenderá de acá a Roland Garros 350 puntos, una cifra manejable tratándose de su mejor superficie, y además pareja respecto a la de los rivales que están en los puestos cercanos del ránking. Por lo cual, ubicarse entre los 20 mejores del mundo parece ser un objetivo lógico.

LOS 350 PUNTOS QUE DEFIENDE

Fecha Torneo Tipo 2015 DEF
22/2 San Pablo ATP 250 Campeón 0
4/3 Copa Davis No juega
10/3 I.Wells M.1000 R32 45
23/3 Miami M.1000 R64 10
4/4 Houston ATP 250 0 No juega
25/4 estambul ATP 250 F 150
1/5 Madrid M. 1000 R64 10
8/5 Roma M. 1000 R32 45
15/5 Génova ATP 250 0 No juega
22/5 r.Garros G.Slam R32 90

Los puntos de los rivales

18) Bautista Agut 235 26) Dimitrov 595
19) gilles-simon 495 27) Pablo Cuevas 350
20) benoit-paire 205 28) kohlschreiber 270
21) bernard-tomic 380 29) fabio-fognini 290
22) viktor troicki 380 30) jeremy-chardy 190
23) Jack Sock 370 31) ivo-karlovic 130
24) F. López 335 25) Martin Klizan 445

Mañana ante Bagnis

Tras su título en Río de Janeiro, Pablo Cuevas debuta mañana en el ATP 250 de San Pablo ante Facundo Bagnis, 96° ATP, que venció ayer 6-4, 6-1 al francés Paul Henri Mathieu (69° ATP). Hoy debuta en dobles, en el primer torneo que juega desde Australia. Volverá a hacer dupla con el español Marcel Granollers, con quien enfrentará a la dupla Martín/Podiplnik.

Fuente: El Observador

2016-02-24T11:36:59+00:00 febrero 24, 2016|Categorías: Deportes|Etiquetas: , |