fbpx

Montevideo, qué verde te veo: ¿qué árboles reinan en las veredas de la ciudad?

Según el último censo de la Intendencia de Montevideo, en la capital hay 399 especies de árboles; fresno, paraíso y plátano son los que tienen mayor presencia

Los turistas europeos que vienen a Montevideo se impresionan de los arbolados en veredas de barrios como Cordón, Palermo y el Centro.
“No es tan común para una ciudad la dimensión de árboles que tenemos y no nos damos cuenta porque no hemos vivido sin ellos”, afirmó Pablo Hernández, ingeniero agrónomo y docente. En Montevideo hay unos 220 mil árboles en aceras y 80 mil en parques, lo que supone que cada cuatro personas hay un árbol, según el último censo realizado en 2008 por la Intendencia de Montevideo (IMM).

En una ciudad como Montevideo la fuerte presencia de estas plantas convive y se integra con el entramado urbanístico y entra en diálogo con la arquitectura. Marcelo Danza –arquitecto y decano de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de la República (FADU)– remarcó que el arbolado está integrado al diseño urbano de forma indisoluble.”No es que se hace el diseño urbano y después se incorpora el vegetal, que está ya desde la concepción misma de la ciudad”, aclaró el arquitecto. Danza contó, además, que desde hace algunos años la arquitectura tiene mayor conciencia ecológica sobre las marcas energéticas y ambientales que están dejando las construcciones.

Las cifras acompañan la realidad visual evidente, los montevideanos están rodeados de árboles. No obstante, pocas veces se preguntan por ellos y hay mucha información sobre cuidados y aspectos básicos que no circula con frecuencia. Hernández concluyó que la ciudadanía no suele darle tanto protagonismo al arbolado, hasta que, por ejemplo, acontece una inclemencia climática y un árbol que cae causa destrozos o lastima a alguien.

Falta información
Gabriela Jolochin –ingeniera agrónoma, magíster en Ciencias Biológicas especializada en botánica y docente– y Hernández coincidieron en que falta volcar información respecto a los cuidados de los árboles porque muchas veces se repiten entre vecinos prácticas que perjudican a las plantas.

Además, señalaron que en determinadas ocasiones, por votos del presupuesto participativo o exigencias de los vecinos a sus respectivos municipios –que son las dependencias de la IMM que regulan el arbolado en las distintas zonas– se toman decisiones en torno al arbolado que se contradicen con las recomendaciones técnicas.

Hernández identificó entre uno de los errores más comunes aquel que tiene que ver con la poda. “Algunas podas drásticas debilitan la estructura del árbol y aceleran su muerte. Por ejemplo, muchos suelen pedir la reducción de la copa –que coloquialmente le dicen rebaje en altura– pero el árbol achicado va a volver a brotar hasta la misma altura, por su genética y por cómo es. Entonces, en pocos años va a generar ramas muy grandes que no van a estar bien adheridas, la estructura va a tener fallas y va a ser mucho más frágil frente a tormentas o cualquier tipo de eventos”, explicó. En referencia al cortar ramas, el ingeniero dijo que no se pueden trozar aquellas que superen los ocho centímetros de diámetro porque la mayoría de las especies no logran cicatrizar luego.

“Se sabe que 30% de los árboles que se plantan se van a morir en el primer año porque los vecinos los van a romper”, dijo Hernández. Muchas veces, de forma inconsciente, la gente que pasa por un árbol recién plantado y parte una ramita sin saber que, en realidad, está matando un árbol.

Beneficios
Más allá de beneficios evidentes, como la posibilidad de tener sombra, los árboles favorecen la vida en ciudad en varios aspectos. Jolochín y Hernández compartieron algunos de ellos.

Regulación térmica
Los árboles colaboran en la regulación de los extremos en la temperatura, lo que puede suponer una reducción en el uso de la calefacción en los interiores.

Bienestar social
“Hay todo un tema en la estética, que tiene sobre el comportamiento y la forma en que se sienten las personas. En Escandinavia, por ejemplo, hay varios estudios en torno al efecto que tiene la vista desde habitaciones de diferentes tipos de residencias –de cuidado de ancianos, lisiados y hospitales– sobre el tiempo y el grado de mejoría de las patologías. Puntualmente, los ventanales grandes que dan a un área verde linda o un árbol verde influyen en que la gente se recupere antes y mejor”, puntualizó Hernández. Además, dijo que hay otros estudios que indican que las personas que se mueven por ambientes con espacios verdes se cansan menos y tienen menos estrés, están de mejor humor, tienen mejor calidad de vida y trabajan menos pero rinden más.

Tránsito
En la acera, el árbol funciona como delimitador entre los autos y el espacio donde circulan los transeúntes, por eso se suelen plantar casi contra el borde de la calzada. Por otro lado, las bóvedas completas de árboles impiden que el conductor se enfrente a espacios de sol-sombra-sol.

Otros
Mejoran la calidad del aire, atenúan la polución acústica y controlan los vendavales.

Lindo y mejor no son sinónimos
Otras concepciones algo erradas en torno al arbolado tienen que ver con el tipo de variedades que la gente defiende o quiere plantar. Hernández ejemplificó: “El uruguayo adora las anacahuitas, como que la textura del follaje los tranquiliza. Pero no es un árbol adecuado para plantar en veredas”.

El especialista aseguró que esta especie no está adaptada para ser plantada en solitario. Además, señaló que, sobre la acera, puede presentar problemas de estabilidad, generalmente sus árboles quedan torcidos y se secan de tanto moverse.

En contrapartida, otros árboles que no suelen ser muy valorados dentro del imaginario colectivo resultan ideales para resistir las condiciones urbanas.

El ingeniero agrónomo Emilio Terrani indicó que el plátano suele ser conocido popularmente por la molestia que ocasionan sus frutos en primavera, cuando largan pelusas. No obstante, argumentó: “Es un excelente árbol para la ciudad, cumple con las principales características que se buscan de un árbol para ciudades con climas como Montevideo. Es una especie de follaje caduco –que proporciona sombra en verano y permite el ingreso de la luz durante el invierno–, alcanza tamaños adecuados para generar un dosel continuo con sus copas y a una altura que no interfiere con las luminarias que quedan debajo, es de rápido crecimiento, resistente a podas intensas y sanitariamente muy bueno, lo que lo convierte en un árbol muy seguro”. Los otros ingenieros enfatizaron, además, que los plátanos resisten los maltratos de la ciudad y no se enferman.

Los plátanos son, junto con los fresnos, las tipas y los paraísos, especies que Hernández califica como “grandes titanes” porque son las que soportan el manejo que se les va a dar, además de todas las condicionantes políticas y económicas de Montevideo.

Especies
En Montevideo, los árboles más antiguos superan los 110 años y son los plátanos alineados en zonas céntricas. Así lo identificó Jolochin.

La presencia de árboles alineados en las aceras de Montevideo responde principalmente a una herencia europea. Terrani explicó que las primeras plantaciones datan de 1891.

De un total de 399 especies que integran el arbolado urbano –según el censo de la IMM–, la magíster contó que las que más se repiten son el fresno americano y el paraíso, que constituyen el 20% y el 22% del total de árboles, respectivamente. El plátano, por su parte, tiene una presencia del 12%.

Con bastante distancia de los primeros, las tipas y los fresnos europeos ocupan el cuarto lugar (estos datos aún no están actualizados, puede haber variaciones).

Otro tema que circunda el entramado del arbolado urbano tiene que ver con el valor patrimonial y económico de los árboles. La IMM valúa árboles para determinar, por ejemplo, cuánto tendría que pagar una empresa de construcción si daña o necesita derribar un árbol para edificar, algo que en los árboles con valor patrimonial declarado está prohibido .

Aunque es muy complejo establecer a ciencia exacta cuánto vale un árbol, Jolochin citó la tesis Comparación de fórmulas de valoración monetaria en el arbolado urbano de Montevideo. En el trabajo de hace unos años se hace una valoración sobre varios árboles de la capital basada en ciertas ecuaciones que consideran aspectos como la estética, la funcionalidad y la calidad, entre otros. Así se identificó que el árbol con mayor valor es el ombú de Pocitos (bulevar España y Luis de la Torre) que valdría unos US$162.814.

Además de ese ombú, el otro que se encuentra en Parque Batlle, el roble de la plaza Guernica y varios ejemplares más que tienen interés patrimonial declarado, Terrani remarcó que hay alineaciones enteras que también cuentan con una alta valoración, como la de plátanos de la calle 19 de Abril en el Prado.

Costos
En Montevideo a menudo se plantan y prueban especies pero para determinar si una de ellas va a sobrevivir y va a ser funcional a la ciudad podría ser necesario que transcurrieran unos 40 años. Jolochin y Hernández dijeron que las especies que están ahora en ensayo se relacionan con el cambio que se está dando estructuralmente en el alcorque, en la forma de la vereda y en la relación vereda-calle. La ingeniera contó que hace unos años se empezaron a plantar tulipaneros; hace 10 años por todo camino Castro y hace unos tres o cuatro por Agraciada y Arroyo Seco.

Por otro lado, ambos consideraron necesario que la población tome conciencia de los costos económicos de plantar un árbol que, a diferencia de otros servicios, como un foco de luz o un poste, son mucho más complejos de valorar. Los precios varían dependiendo la especie, Jolochin estimó que el más económico puede rondar los $ 3.000, mientras que los robles suelen ser los más caros. Porque además del mantenimiento previo en el vivero hay que considerar la obra que se hace en la calle, el regado, la mano de obra, el tiempo y otros insumos que durante los primeros dos años tienen un costo bastante elevado.

El decano de la FADU expresó que actualmente el arbolado cumple una función fundamental en la búsqueda del equilibrio ecológico en las ciudades. “El generar más verde implica –de cierto modo– contrarrestar la producción de anhídrido carbónico que están produciendo las ciudades a medida que se densifican”, señaló Danza. Agregó que, en el caso de la arquitectura –sobre todo cuando se trabaja en contacto directo con el suelo–, el verde se integra como parte del proyecto. Incluso indicó que varios proyectos contemporáneos de vanguardia en el mundo están integrando el verde en vertical.

Para el arquitecto los barrios jardín –Prado, Carrasco, Malvín– son las zonas de la capital donde los árboles y la arquitectura se mantienen en mejor diálogo. Estos lugares tienen una ocupación del suelo que oscila entre el 60% y el 30%, lo que deja espacio para las áreas verdes.

En cuestión de días comienza el otoño y, junto con este, llega un inherente romanticismo visual que tamiza las posibles molestias climáticas. Los meses corren, las rutinas citadinas se repiten en loop y las infraestructuras no se atreven a alterar emociones sin previo aviso. Sin embargo, los árboles –esos gigantes de décadas y décadas– se alteran al ritmo de las estaciones y transforman el entramado urbano sustancialmente; obligan a todo (y a todos) lo que los rodea a ceder ante su grandeza.

Fuente: El Observador

Foto: Leonardo Carreño

2019-03-12T12:07:03-03:00marzo 12, 2019|Categorías: Medio Ambiente|Etiquetas: , |