Museo del Tango La cumparsita recibe el sello Marca País

En el marco de la celebración por los 100 años de La Cumparsita, el más emblemático de los tangos compuesto por el maestro uruguayo Gerardo Matos Rodríguez, el Museo del Tango, que abrió sus puertas recientemente en el Palacio Salvo, donde antiguamente estuvo instalado el bar La Giralda, adhirió a la marca país para sumarse a la lista de lugares emblemáticos que colaboran en el posicionamiento del país. Durante la firma del acuerdo de uso de marca, la ministra de Turismo Lilian Kechichián, destacó la importancia de que a partir de esta firma se suma un importante actor a la labor de promocionar Uruguay. “El tango es, sin dudas un gran representante de la identidad de Uruguay, y fundamentalmente La Cumparsita. Hoy tenemos el honor y el orgullo de homenajear a un verdadero símbolo de nuestra identidad y a través de ella al tango en general. Nuestra ciudad necesitaba un espacio de homenaje para una de nuestras expresiones culturales más identificativas”, apuntó la ministra.

Por su parte, el director ejecutivo de Uruguay XXI, Antonio Carámbula, resaltó que La Cumparsita es un patrimonio que defender que ha sido reconocido por el mundo y se trata de una creación local. “Como sociedad debemos ser los guardianes y protectores de ese acervo. Hoy lo hacemos a través de la marca Uruguay Natural, la que debe reunir los detalles de nuestro sentir, hacer y disfrute”.

El sitio donde empezó todo

La directora del Museo del Tango, Mónica Kaphammel, cuenta de qué se trata el museo y cuáles son las sorpresas que depara a los visitantes.

En abril de 1917 la orquesta de Roberto Firpo estrenaba en el Café La Giralda de Montevideo el tango “La cumparsita”, compuesto por el uruguayo Gerardo Matos Rodríguez.

Matos, estudiante de arquitectura había compuesto la melodía como una marcha, para la comparsa de carnaval organizada por la Federación de Estudiantes del Uruguay; de ahí su titulo (pequeña comparsa: comparsita) El joven estudiante le hizo llegar la partitura a Firpo quien con sus arreglos la convirtió en tango.

Cien años después “La cumparsita”, es casi sinónimo de tango. La melodía es conocida en todos los rincones del mundo y es usada universalmente en cada oportunidad que se quiere hacer referencia a ese género musical.

Como siempre sucede en el terreno artístico, la increíble popularidad y vigencia de esta composición centenaria nacida en Uruguay no tiene una sola explicación. La simpleza y lo pegadizo de su melodía o lo bien que se presta a las distintas y variadas orquestaciones que ha recibido y sigue recibiendo, pueden ser parte de las respuestas.

El centenario del tango más famoso del mundo será celebrado de muy diversas formas en Uruguay durante 2017. Acompañando los festejos, un nuevo lugar que celebra a la obra y a su compositor acaba de recibir el sello de Marca País.

El Museo del Tango La Cumparsita abrió sus puertas en diciembre en el sitio histórico donde la obra se tocó por primera vez en público.

El bar la Giralda estaba ubicado donde se construyó luego (en 1928) el también histórico y emblemático Palacio Salvo. El lugar exacto donde la orquesta tocó por primera vez La cumparsita se había perdido en el tiempo, pero mediante planos e investigaciones pudo determinarse el sitio casi exacto donde todo sucedió. Y allí está hoy el museo.

Para acceder a ese lugar se debe entrar al Palacio Salvo (Pza. Independencia 846) y dirigirse a una puertita misteriosa al fondo de un pasillo. Tras esa entrada que recuerda a un bar clandestino, nos recibe una estatua de Matos Rodríguez sentado en una mesa de bar, una victrola en perfecto estado, una placa en el piso que muestra el exacto lugar donde estaba la orquesta y un montón de fotos, documentos y partituras cedidas por el Museo de Agadu y por la sobrina nieta del compositor Rosario Infantozzi.

“No es un museo tradicional”, cuenta su directora Mónica Kaphammel, “el visitante va a encontrarse con información sobre el tango contada de manera divertida”.

El museo está abierto todos los días de 9.30 a 16.30, y las visitas guiadas duran de 20 a30 minutos y también pueden combinarse con las visitas al Palacio Salvo.

Mónica Kaphammel cuenta también que a partir del 9 de febrero habrá cenas temáticas de jueves a domingo. Se podrá apreciar a bailarines de tango y escuchar una “radionovela” donde mediante un dialogo ficticio entre Mattos Rodríguez y un italiano se cuenta la creación de La cumparsita. Las cenas tiene un costo fijo 90 dólares y se puede acceder a ellas reservando previamente a través de la página web del museo o por el teléfono +598 95 95 22 33.

Fuente: Marca País

2017-02-20T02:57:11+00:00 febrero 8, 2017|Categorías: Boletin|Etiquetas: , |