Observatorio Ambiental lanza hoy plataforma de información ambiental

Pondrá a disposición la información necesaria para fomentar el debate en torno a políticas ambientales.

Hoy lunes 5 de junio es el Día Mundial del Medio Ambiente, pero como un día no alcanza para celebrar, reflexionar y construir el ambiente que queremos, entre la presente jornada y el 5 de julio, el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (Mvotma), a través de la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama) realizará diferentes actividades organizadas en semanas temáticas, bajo el nombre del “Mes del Ambiente”, informaron a LA REPÚBLICA desde la Dinama.

Con esta movida se busca conectar a las personas con la naturaleza, a partir de disponibilizar información; fomentar el debate de temas sensibles que nutran a la definición de políticas ambientales en determinadas áreas; promover la participación y reconocer el valor del aporte de la sociedad civil en la gestión ambiental; promover y visibilizar la investigación en ambiente; y brindar herramientas al sector agropecuario para profundizar en prácticas que beneficien el cuidado del ambiente.

Más cerca de la gente
En ese contexto, hoy se lanzará el Observatorio Ambiental, una plataforma de información ambiental, de libre acceso, realizada íntegramente en base a software libre, que aporta insumos para la toma de decisiones institucionales y al mismo tiempo acerca esa información a la gente.

La Ley 19.147 establece su creación como una herramienta que centralice, organice y difunda toda la información ambiental generada en los diversos ámbitos del Estado y otorga al Mvotma, a través de la Dinama, la responsabilidad de su implementación.

Para el director nacional de Medio Ambiente, Alejandro Nario se trata de un paso muy importante, “después de varios meses de trabajo y compromiso vemos hecha realidad esta plataforma, podemos decir que el niño nació, ahora esperamos que crezca y se desarrolle con el aporte y el uso tanto de las instituciones, como de la academia y las personas interesadas en los temas ambientales”.

La plataforma se estructura en cinco módulos: Indicadores ambientales; Geoportal; Datos abiertos; Documentos e informes; y Aporte ciudadano.

Los primeros cuatro disponibilizan y presentan la información en diferentes formatos; en el último módulo se apuesta a dar un paso más, incorporando la interacción y —como su nombre lo indica— el “aporte ciudadano”, a partir de diferentes aplicaciones que recojan el monitoreo ciudadano en determinadas áreas.

Los indicadores ambientales permiten visualizar la evolución y tendencias del estado del ambiente, ecosistemas, emisiones contaminantes, residuos, afectaciones a la calidad del agua, aire, suelo y biodiversidad; así como las medidas de protección y respuesta desarrolladas por las instituciones. Recogen también información sobre ordenamiento territorial y gestión ambiental de cuencas hidrográficas y acuíferos.

A través del Geoportal, se podrá acceder a mapas y herramientas interactivas y de análisis que permiten una mejor comprensión de los temas ambientales.

El módulo de datos abiertos pone a disposición datos generados por el Mvotma -que son producto del monitoreo sistemático- y de otras instituciones vinculadas a la gestión ambiental, para su reutilización y combinación con otros conjuntos de datos.

Se podrá acceder además a documentos e informes generados o recopilados por el Mvotma, así como a listados de los proyectos de investigación relativos al ambiente.

Como se señala más arriba, el módulo de aporte ciudadano es una invitación a ser parte porque tu aporte es necesario, diseñamos un conjunto de aplicaciones para que puedas aportar datos e información y así facilitar la conexión entre la naturaleza y las personas. Aquí se podrán encontrar diferentes aplicaciones de interés ciudadano que permiten realizar denuncias, compartir información de monitoreo de costas y avistamiento de especies, así como un mapa de organizaciones y grupos ambientales.

Un desafío constante
El desarrollo del Observatorio Ambiental supone, por otra parte, un salto tecnológico que mejora sustancialmente las funciones de control y monitoreo en el territorio, a través de la incorporación de paquetes de imágenes satelitales, implementación de indicadores ambientales de calidad y la adquisición de equipamiento para aire y suelo.

“Siempre es un desafío acompañar los tiempos de la tecnología, y cuando los recursos son limitados lo que nos queda es ser creativos y poder aprovechar al máximo cada oportunidad. El hecho de que la plataforma se base 100% en software libre nos da la ventaja de amplificar las funcionalidades y darle la posibilidad a más desarrolladores de trabajar sobre las aplicaciones del Observatorio”, señalo el director de Medio Ambiente.

Esta herramienta es dinámica en su esencia y por ello estará en continuo crecimiento, para eso el Mvotma invita a las instituciones, organizaciones, investigadores y empresas a aportar información o ideas, que permitan seguir perfeccionándola.

En tanto el Observatorio Ambiental es una herramienta que apuesta a seguir creciendo y mejorando, Alejandro Nario destacó que “entre los próximos pasos está previsto integrar la información proveniente de los estudios de impacto ambiental, de esta forma se disponibilizará valiosa información contenida en estos estudios. Adicionalmente se trabaja en el fortalecimiento del sistema de indicadores y en herramientas que favorezcan la interacción con la ciudadanía”.

¿Qué se ha hecho en la Dinama?
Entre 2010 y 2014, en la Dinama se avanzó en la dotación de personal y su perfeccionamiento, en cubrir las necesidades de equipamiento para atender la gran variedad de temas ambientales y gerenciales derivados del crecimiento económico y social experimentado por el país, según informaron a LA REPÚBLICA desde la Dinama.

Asimismo, se incrementó el presupuesto de la institución en la Rendición de Cuentas de 2011 consolidando un proceso de fortalecimiento institucional para cubrir el rezago acumulado y atender la creciente demanda básica.
Se avanzó en el análisis y la sistematización de los procedimientos de evaluación, control y monitoreo de la calidad del ambiente, en el análisis de los nuevos sectores que requieren ser regulados y en el desarrollo de las herramientas de información, planificación y comunicación social, manifestaron.

El Mvotma y la Dinama han apostado a la modernización de su capacidad analítica para brindar las garantías necesarias para el cuidado de nuestro ambiente.

Objetivos de gestión
Trabajamos para atender los temas ambientales, generando sinergias y aprovechando todas las capacidades que tiene el Estado. En este sentido, mantenemos una estrecha coordinación con las otras direcciones nacionales de ambiente del Mvotma: Dirección Nacional de Aguas (Dinagua), Dirección Nacional de Ordenamiento Territorial (Dinot) y la de cambio climático. También coordinamos acciones con otras instituciones públicas vinculadas a la gestión ambiental y los recursos naturales, tanto a nivel nacional como departamental y local, explicaron las mismas fuentes.

Una de las prioridades de nuestra gestión, es la prevención de la contaminación del agua y evaluación de la calidad que estará acompañado de la incorporación de un paquete tecnológico, la instalación de estaciones automáticas para el monitoreo de la calidad del agua en las cuencas prioritarias y un fortalecimiento de recursos humanos para garantizar el cumplimiento de las acciones que nos propusimos en las cuencas prioritarias, aseguraron.

Se trabaja y coordina, a través de la figura del subsecretario del Mvotma, en el fortalecimiento de una política nacional ambiental, con las personas como centro, en un marco que articule conservación y desarrollo, para lo cual se avanza en la elaboración de un Plan Ambiental Nacional para el Desarrollo Sostenible, agregaron.
En términos de gestión de residuos, se avanza en la elaboración del proyecto de Ley de residuos sólidos y también en la regulación del uso y gestión de las bolsas plásticas, un tema sensible para la población, acotaron.

Conservar la biodiversidad
Al mismo tiempo debemos atender el desafío que implica balancear el valor de nuestra biodiversidad y la necesidad del país de desarrollarse. La intensificación productiva, el avance de la frontera agrícola, o nuevas urbanizaciones e infraestructuras, deben enmarcarse en procesos que contemplen los ecosistemas y los servicios ambientales que nos brindan, explicaron.

Esto implica profundizar marcos regulatorios y el desarrollo permanente de instrumentos de gestión, así como un amplio involucramiento social, que genere alternativas para un desarrollo más sostenible, evitando caminos de dependencia de paquetes tecnológicos que atenten contra la biodiversidad, puntualizaron.

La Estrategia Nacional de Biodiversidad apunta a desarrollar las condiciones necesarias para la conservación y el aprovechamiento de la diversidad biológica de forma sostenible, promoviendo y acordando un conjunto de objetivos y acciones en el marco del Convenio de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica del que nuestro país es parte, concluyeron.

Más opciones para el aporte ciudadano
La participación ciudadana es clave para una gestión ambiental efectiva y eficiente, para ello es necesario que los ciudadanos conozcan los procedimientos y procesos institucionales que la guían; accedan a la información generada y; puedan oficiar de interlocutores de lo que sucede en su localidad e incidir en las políticas desarrolladas.

Mejor control del agua, aire y tierra
Existe una variedad de productos obtenidos a partir de sensores remotos que facilitan el estudio, control y seguimientos de diferentes eventos.
• La calidad de agua: localización de bloom de cianobacterias, estimación de área comprometida, estimación de concentración de clorofila a, dinámica espacial y temporal de las mismas;
• La emisión y control de las autorizaciones ambientales: control de forestaciones y explotaciones mineras, tamaño de emprendimientos, fechas de inicio y finalización de actividades;
• La dinámica de la superficie terrestre: identificación y análisis de los usos del suelo, estadísticas de cambios en cultivos, forestaciones, monte nativo, pastizales naturales, etc. a nivel de cuencas o áreas de estudio específicas; y
• Las zonas de riesgo: identificación de zonas inundables y monitoreo a tiempo real
“Aporte Ciudadano” habilita el ida y vuelta con la gente
En el marco del Observatorio Ambiental se busca destacar también esta línea de gestión, incorporando el módulo de “Aporte Ciudadano”, que contiene nuevas aplicaciones que habilitan el ida y vuelta con la gente.
• Monitoreo costero ciudadano: a través de esta aplicación las personas podrán enviar información georeferenciada sobre situaciones de afectación a la costa, como ser: la identificación de floraciones algales, manchas negras en agua o arena; marea roja; resaca en la orilla; situaciones de ballenas muertas; acumulación medusas, mortandad de peces; entre otras.
• Observadores de fauna y flora: con la consigna “Compartí tu foto” el Mvotma propone a los ciudadanos ser parte de un registro que permita identificar y ubicar las especies autóctonas y exóticas de nuestro país. Reforzando las políticas que se vienen desarrollando en el área de la biodiversidad, y apostando a la participación y la toma de conciencia respecto del valor de nuestras especies.
• Directorio de organizaciones ambientales: bajo la consigna de que el ambiente es responsabilidad de todos y reconociendo el aporte que desde varios sectores se realiza para su cuidado y mejora — ya sea a través de la generación de conocimiento y experiencia propia, así como de acciones colectivas que nacen desde la sociedad civil— el Mvotma invita a las organizaciones vinculadas a lo ambiental a ingresar sus datos a un Directorio de organizaciones ambientales que estará contenido en el Observatorio, conformando un gran mapeo a nivel nacional.

Las semanas del “Mes del Ambiente”

Información Ambiental, del 5 al 11 de junio
La información ambiental adecuada y accesible es fundamental para tomar las mejores decisiones en materia de gestión y al mismo tiempo es una forma de acercar las personas a la naturaleza, que puedan conocer qué está pasando en su entorno y cuál es el estado del ambiente.

Ciudadanía Ambiental, del 12 al 18 de junio
La participación ciudadana también es una de las claves para una gestión ambiental efectiva y eficiente. Para ello es necesario que los ciudadanos conozcan los procedimientos y procesos institucionales que la guían, accedan a la información generada, puedan oficiar de interlocutores de lo que sucede en su localidad e incidir tanto en la definición de políticas como en aquellas que están en desarrollo.

Biodiversidad, del 19 al 25 de junio
La pérdida de la biodiversidad es uno de los principales problemas ambientales a nivel global, esta situación no solo afecta a nuestra flora y fauna sino que altera, al mismo tiempo, los servicios que nos brindan. Por esta razón dedicaremos esta semana a actividades de recuperación de flora y reintroducción de fauna nativa, además se promoverán reflexiones sobre el vínculo que hemos desarrollado con la naturaleza.

Océanos y el Ambiente Antártico, del 26 de junio al 2 de julio
Porque el ambiente no termina en la costa y aún nos queda mucho por conocer sobre la vida en los océanos y en continente blanco, durante esta semana se realizarán diferentes instancias de intercambio sobre monitoreo espacial marino y se presentarán los resultados de las investigaciones realizadas en la base uruguaya de la Antártida.

Ambiente Rural, del 3 al 5 de julio
El ambiente rural también requiere toda nuestra atención, con el crecimiento del sector agropecuario y la incorporación de nuevos sistemas y paquetes tecnológicos aumentó la presión sobre los ecosistemas naturales, lo que nos obliga a aumentar el control y desarrollar herramientas para asegurar un desarrollo productivo sostenible.

Fuente: La República

2017-06-05T14:39:34+00:00junio 5, 2017|Categorías: Medio Ambiente|Etiquetas: |