Uruguay es un país de ambiente “emergente” para las (Asociaciones Público Privadas o Proyectos Público Privados, PPP” según un análisis de The Economist.
La publicación destaca los avances en la legislación, el marco institucional y el apoyo político al mecanismo.

Uruguay aparece bien situado y exhibe avances en el reciente informe “Estado de Preparación para las APP” en América Latina y el Caribe”, en donde The Economist Intelligence Unit 2013 analizó la situación de las asociaciones pùblico-privadas en América Latina.
A pesar de la poca experiencia en planificación e implementación centralizada de la PPP, las instituciones uruguayas son de alta calidad y están aumentando su capacidad técnica con el apoyo del gobierno e instituciones multilaterales.

Se destaca que la voluntad política a favor de las PPP en el transporte es alta, pero todavía hay mucho por recorrer en los sectores de agua y electricidad tradicional, donde la participación de privados está prohibida.

Se advirtió en este sentido que la disponibilidad de limitada de recursos de energía renovable restringirá la participación privada en la generación de electricidad en Uruguay.

A nivel general, el informe califica al país como de ambiente “emergente” ante las APP. Comparte situación con Colombia, Costas Rica Y Panamá, entre otros, con un puntaje de 50 sobre 100.

A nivel mundial está en idéntica posición que Bangla Desh, China o Pakistán. Supera a Argentina, Venezuela y Paraguay, pero es superado por Brasil, México, Chile, Perú y Colombia.

Con respecto a 2010, subió posiciones en todas las categorías, debido a “su nueva legislación y la voluntad política” de apoyo al sector transporte.

Entre los avances está la aprobación de la ley de PPP y la creación de una unidad especializada en el Ministerio de Economía, junto con el otorgamiento de nuevas responsabilidades a la Corporación Nacional para el Desarrollo.

De esta manera, Uruguay se encuentra en los cinco países con mejor marco institucional de la región.

También mejoró su puntaje en “madurez operacional”, a través de la búsqueda de apoyo multilateral y extranjero para mejorar su pericia técnica en el desarrollo de las APP.

A través de este mecanismo fortaleció la capacidad del sector público para implementar la nueva ley, aunque requerirá esfuerzos continuos para planificar, evaluar y estructurar concesiones en forma exitosa.

Uruguay también ocupa la sexta posición del subcontinente en cuanto a clima de inversión. El informe califica de clave el respaldo político a la hora de atraer el interés privado.

El informe subraya la estabilidad financiera que alcanzó el país en los últimos años, beneficiado de un manejo fiscal prudente, en donde se espera que la carga de la deuda pública siga disminuyendo en forma gradual.

Fuente: El Espectador