Una colección de muebles inspirada en Vilamajó desembarca en Londres

Diez estudios de diseño nacional muestran sus piezas en dos exposiciones que se llevan a cabo durante el London Design Festival

Por estos días las noticias en materia diseño de mobiliario llegan desde Londres. Como sucede todos los años –durante el fin del verano boreal, desde hace más de una década–, la ciudad inglesa pone el foco en la industria del diseño con su London Design Festival.

No es cualquier acontecimiento. Quienes siguen de cerca el acontecer y la escena del diseño industrial lo saben bien. Por este lado del mapa, la dirección de Uruguay XXI también lo tenía claro y el acontecimiento estaba en el radar de actividades desde 2015.

Desde hace varios años, Uruguay XXI apoya, apuntala y acompaña los movimientos del sector dedicado al diseño (textil, industrial, gráfico) nacional. Por lo tanto, sus responsables sabían que el grupo de diseñadores de mobiliario tenían (y tienen) la madurez suficiente como para desembarcar, por primera vez, en Europa. Así que, en 2016, con timidez y también con solvencia, un grupo de seis diseñadores y estudios de diseño uruguayos embalaron sus productos y se tomaron un avión para representar al país en DesignJunction (la feria de interiorismo que se desarrolla dentro del festival).

Dos años más tarde, con más espalda, más terreno conquistado y una cantidad más atractiva de muebles, Uruguay regresa al festival londinense. La novedad, en este caso, es que además de contar con el espacio –ya habitual– en DesignJunction (esta vez bajo el nombre Uruguay, A Natural Collective), los diseñadores nacionales tienen su momento estelar en soledad a través de la exhibición Hilos invisibles.

Los muebles del arquitecto

Hilos invisibles nació en 2017 de la residencia que Matteo Fogale –diseñador nacido en Uruguay y radicado en Europa desde la adolescencia– hizo en la Casa Museo Vilamajó después de haber sido seleccionados por el British Council. La exposición –compuesta por siete piezas inspiradas en la obra del celebrado arquitecto– se expone desde este lunes 17 hasta el 27 de octubre en Aram Gallery y es la muestra más evidente del camino que transita desde hace varios años un destacado grupo de diseñadores nacionales.

No es casual ni caprichosa (más allá del buen trabajo de Uruguay XXI a la hora de contratar una empresa de Relaciones Públicas basada en Londres) la presencia de Hilos invisibles en el circuito de actividades imperdibles que un puñado de publicaciones de referencia sugiere recorrer durante el London Design Festival.

La prestigiosa revista británica Wallpaper, en su edición sobre el acontecimiento de diseñó, consignó la muestra a través de las siguientes líneas: “Uruguay, una nación que habitualmente se mantiene por fuera del radar comparado con otros países de América del Sur, ahora tiene su momento con dos exhibiciones durante el London Design Festival”. Por su parte, la publicación holandesa Frame entrevistó a Fogale y, en la introducción, Rab Messina escribió: “Puede que Uruguay sea lo que se viene en la escena del diseño latinoamericano (…) Dos exhibiciones van a conectar su poco conocido pasado arquitectónico con su prometedor futuro manufacturero”.

El trabajo – minucioso, dedicado, cuidado– de los siete estudios y diseñadores que se embarcaron en el exigente desafío de Fogale dio vida a una colección global muy sofisticada y llena de guiñadas a la obra de Vilamajó.

En entrevista con El Observador en 2017, Fogale –que en ese entonces ya tenía intenciones de que las creaciones se expusieran en la capital inglesa– explicó que, más allá de dedicarse al diseño, considera mucho la parte artística en su trabajo. “Un elemento no es solo un elemento funcional, sino que tiene que tener un alma y una expresión”, dijo.

No hay duda de que el trabajo de diseño y de reinterpretación que hicieron Carolina Palombo, Claudio Sibille, Estudio Claro, Estudio Diario, Muar, Menini-Nicola y Rafael Antía tiene un destacado carácter artístico.

Primeras veces

Andrea Damico es jefa de proyecto del departamento de Promoción de Exportaciones de Uruguay XXI y conoce de cerca el trayecto del diseño de mobiliario en Uruguay. Cada vez que los diseñadores uruguayos viajaron a Londres, ella fue con ellos. Para ella el gran mérito de 2018 es que los nueve estudios que se postularon para DesignJunction hayan sido aceptados. Y, también, que esta es la edición en la que viaja el número más grande de diseñadores, compuesto por Estudio Claro, Menini-Nicola, Estudio Diario, Carolina Palombo Píriz, Rafael Antía, Sámago, Estudio Tosca, Izzi Design y Muar.

La mayoría forman parte, también, de Hilos invisibles.

Entonces, después de la inauguración en la galería londinense, el jueves 20 habrá una nueva celebración. En la inmensidad del espacio dedicado a DesignJunction –tímidamente, como les gusta decir a muchos– los diseñadores exhibirán sus nuevas creaciones. Con los materiales naturales y las técnicas tradicionales como lema, la colección que se presenta en sociedad comprende accesorios de cocina, distintos tipos de mesas, dos poltronas, una consola que funciona como bar, entre otros productos de mobiliario.

Sin tener la impronta conceptual y artística del trabajo para Hilos invisibles, la madurez y el avance del trabajo colectivo es muy interesante.
Damico, por su parte, resume el crecimiento del sector de mobiliario uruguayo fuera de fronteras de la siguiente manera: “Una buena agencia de Relaciones Públicas con un buen producto, con buenos materiales, con buenas fotos y un buen compromiso logra mover esto. Acá todas las partes están súper comprometidas, por eso se logran esos resultados. No hay forma de desconocer el trabajo que hacen los diseñadores”.

Más allá de todas estas conquistas, los diseñadores –incluso los que llevan un buen trecho transitado– se sorprenden con la notoriedad que tuvo su trabajo sobre Vilamajó en medios especializados. Mientras disfrutan de los avances, de la profesionalización y de asumir nuevos riesgos, los involucrados se preguntan: “¿Cuál es la personalidad del diseño uruguayo? ¿Existe un diseño uruguayo?”. La respuesta, inicial, es que no.

Sin embargo, en Brasil, un terreno que tienen conquistado desde hace unos años a través del premio Salão Design, hablan de las terminaciones, de los materiales, detalles, líneas, formas. Carolina Arias, diseñadora junto a Federico Mujica de Muar, lo explica así: “Hace años que, dicen, Uruguay no baja de nivel en Brasil. A mí me han dicho que los jurados se dan cuenta cuando una propuesta de diseño es uruguaya. Sin embargo, nosotros nos vemos como más europeos, tenemos mucha influencia de allí. No vemos algo que nos identifique, pero no propio. No obstante, en Brasil sí ven la diferencia. Entonces todas estas instancias de salidas al exterior, inconscientemente, nos están ayudando a subir escalones, diferenciarnos y ser innovadores”.

Fuente: El Observador

2018-09-21T14:48:20+00:00 septiembre 20, 2018|Categorías: Uruguayos Destacados|Etiquetas: , |