“Uruguay es uno de los destinos preferidos para la compra de caballos Árabes”

“Nuestros Árabes se han destacado muchísimo y creo que es por las condiciones naturales que tenemos”

Entrevista a la presidenta de la Sociedad de Criadores de Caballos Árabes del Uruguay (Sccau), Olivia Strauch Braga.

—¿Cómo observó el mercado en el remate de la 35ª Semana Internacional de Caballo Árabe?

—Con la Sociedad nos habíamos preocupado mucho por ofrecer un lote de caballos que fuera atractivo para quien quisiera comenzar en la raza. Por eso trajimos potrancas, yeguas de cría, caballos más deportivos y dos padrillos, una oferta muy variada y garantida. Difundimos al remate mucho en ese aspecto y la verdad es que funcionó bárbaro. De hecho, mucha gente que compró no la conocía. Se arrimó gente nueva y se sintieron tentados y terminaron comprando algo. Esa era la idea.

—¿Y qué balance hace del evento en general?
—Fue espectacular. A pesar del clima, sobre todo del primer día, que nos perjudicó un poco. Tuvimos que postergar el inicio de las actividades como dos horas por las lluvias, pero después terminó viniendo igual muchísima gente. Hubo gente que quizás no pudo ir a la playa, entonces se vino para acá y terminó llenando el lugar que es enorme. Y el remate también se llenó de gente porque contamos con el atractivo del show de Braulio Assanelli.

—¿Cómo le parece que está inserta la raza hoy en Uruguay?
—Hace unos 10 años que se empezó a mover muchísimo el tema de los Árabes, sobre todo por el deporte enduro. La raza es la número uno indiscutida en el mundo en esa disciplina. Por año se exportan de 100 a 200 caballos, de los cuales el 95% son Árabes, Angloárabes o sus cruzas y eso le ha dado un tremendo impulso. Además, es una actividad que genera mucha mano de obra. Como sociedad de criadores teníamos el deber de acercarnos un poco a ese deporte. La sociedad siempre estuvo muy alejada y queríamos representar también a otras disciplinas que no están tan difundidas acá y fue lo que quisimos demostrar. Por eso en esta semana internacional quisimos mostrar todas las actividades que puede hacer la raza.

—¿En qué lineamientos trabaja la nueva directiva que preside?
—Arrancamos con la gestión en mayo de 2018 y son períodos de dos años. Siempre tuve la visión de que en estas cosas lo más importante es la parte social. Esto es un hobby, algo que la gente hace por placer. Sin desmerecer a nadie, algunos tenemos la suerte de poder vivir de esto, pero hay otros que lo hacen por placer. Para ellos no tiene que ser un problema o un dolor de cabeza, al contrario, tiene que ser siempre un disfrute y un placer. Ese es nuestro deber como sociedad de criadores, organizar actividades divertidas, atractivas, cosas distintas que unan a la gente. Esa es nuestra misión en la raza.

—¿De dónde viene su pasión por el caballo Árabe? ¿Cómo fueron sus inicios en la raza?
—En el remate le hicimos un homenaje a la señora Olga Santayana de Artagaveytia, una criadora muy importante a nivel mundial. Mi abuela era muy amiga de Olguita, de toda la vida. Siempre en el campo de casa había alguna yegua de origen de La Rábida –el haras de Olga– y yo siempre las miraba de reojo, sentía como una atracción por el Árabe. Mis tíos siempre fueron muy criollistas y siempre decían que ese tipo de caballos no servían para nada, ¡la típica! Supuestamente, porque no tienen de dónde apretarles la cincha. Un mito. A mí me gustaban a escondidas hasta que un día me revelé y dije: “lo mío son los Árabes”. Ahí me metí a full. Empecé a buscar de qué manera me podía meter porque no tenía a nadie vinculado con la raza. Nadie en mi familia. Ahí empezó la búsqueda de con quién me podía vincular. Me acuerdo que iba a la Expo Prado y pasaba por el stand de los Árabes, que tiene una ventana en el corredor, y los miraba a todos y pensaba “yo quiero ser parte de eso”. Después vas conociendo a uno, a otro. Empecé a trabajar como secretaria de la sociedad de criadores hace 15 años y ahí se fue dando todo. Conocí gente espectacular dentro de la raza.

—¿Qué significa ser la presidenta de la raza?
—Para mí es un honor tremendo. Las decisiones que nosotros podamos tomar no le cambian la vida a nadie, no van a cambiar el mundo y no van a cambiar nada, pero es lo que nosotros elegimos, es nuestra pasión, es lo que nos gusta hacer y mi compromiso es hacerlo de la mejor manera posible y dejar a la sociedad de criadores y a la raza mucho mejor a cuando yo la agarré.

—¿Y cómo ve el papel de la mujer rural gremialista?
—Yo soy totalmente anti del lenguaje inclusivo. Yo siempre digo “poneme presidente, no me pongas presidenta”. Yo no preciso de una “a” para que me respeten más o menos. A la mujer se la respeta por el laburo, por lo que hace, por su inteligencia o su talento y es de la forma en la que nos tenemos que hacer respetar. Yo no necesito que nadie me defienda. En el ambiente rural eso es súper abierto, jamás tuve problemas. Yo fui la primera mujer que trabajó en Las Rosas y siempre con hombres. Hace años que trabajo ahí y jamás en mi vida nunca tuve un problema. Me sentí siempre muy respetada, muy contenida. Esa es mi experiencia.

—¿Cómo están las exportaciones de caballos en la raza?
—Por supuesto que el mayor mercado para este tipo de caballos son los países árabes, tienen pasión por esta actividad y salen por el mundo a buscar caballos para correr allá en circuitos importantísimos que hay, en carreras con premios enormes en términos monetarios. Uruguay es uno de los destinos preferidos para la compra de caballos Árabes porque sus caballos se han destacado muchísimo en el mundo. Uruguay es el campeón del Panamericano en todas las ediciones en las que se hizo este campeonato tanto en individuales como en equipos y muchos de los caballos que se han exportado se han destacado mucho en las carreras en el desierto. Emiratos Árabes, Qatar, Bahréin son los principales destinos.

—¿Y cómo ven esos países al Árabe uruguayo?
—Nuestros Árabes se han destacado muchísimo y creo que es por las condiciones naturales que tenemos. Creo que Uruguay y Argentina, sobre todo la provincia de Buenos Aires, son los mejores lugares del mundo para criar caballos por las condiciones climáticas que tenemos y por lo que son nuestras pasturas naturales, que es donde mejor se cría y crecen los animales.

—¿A qué apunta el caballo Árabe?
—Lo lindo es poder representar a todos. Hay muchas cosas que se pueden hacer con el Árabe. La sociedad de criadores siempre estuvo más volcada para el lado del show, de la morfología. Queremos que cada uno encuentre la mejor manera para disfrutar a su caballo. Por eso tratamos de difundir actividades que acá no son nada conocidas y las queremos traer. Queremos hacer clínicas y cursos para que la gente las pueda entender y las pueda hacer para que todo esto crezca mucho más.

El perfil
Datos: Olivia Strauch Braga tiene 38 años y nació en Montevideo.

Actividad: Es la actual presidenta de la Sociedad de Criadores de Caballos Árabes del Uruguay y la manager de Estancia Las Rosas en el área de los caballos Árabes.

Gustos: su trabajo, su hobby y su vida está dedicada a los caballos y también se declara una amante del folklore.

Fuente: El Observador

2019-02-04T16:45:22+00:00febrero 4, 2019|Categorías: Economía|Etiquetas: |