fbpx

Uruguay logró nueve medallas en los Juegos Panamericanos y superó la marca de Toronto 2015

La presea de oro se consiguió en remo.

La delegación más grande de la historia, conformada por casi 150 deportistas, superó lo hecho en los Juegos Panamericanos pasados y estuvo cerca de su marca mayor, la obtenida en San Pablo 1963, en la que sumó 12 preseas. Las nueve logradas, una de oro, cuatro de plata y cuatro de bronce, empata la segunda marca más grande, lograda en Santo Domingo en 2003. Uruguay pasó de 83 medallas a 92 en su historial.

Sin dudas, lo más destacado de la actuación celeste en estos Panamericanos de Lima fue la medalla de oro obtenida por el cuádruple de remo, conformado por Leandro Salvagno, Bruno Cetraro, Martín González y Marcos Sarraute, entrenados por Osvaldo Borchi. Los uruguayos en la ronda clasificatoria habían finalizado primeros en los 1.500 metros con un tiempo de 6:17.61 en la Albufera Medio Mundo. Dos días después compitieron en la final junto con Argentina, Cuba y México. La corrieron de atrás, a la uruguaya, dejando todo, y les arrebataron a los vecinos el primer lugar en la hora. Siete centésimas de segundo fue la diferencia que les pudieron quitar a los argentinos, llegando al primer lugar con un tiempo de 5:50.68. El tercer lugar fue para Cuba y el cuarto para México. “Teníamos una idea de partida rápida. Sabíamos que la mitad de la regata íbamos a estar adelante y que si un bote nos pasaba era porque estaba haciendo un sobreesfuerzo. Aprovechamos eso y, en los últimos metros, dimos el plus y ganamos con la garra charrúa. Fue una alegría inmensa”, comentó Sarraute, oriundo de Colonia del Sacramento, de sólo 20 años. Fue la 12ª medalla obtenida en remo en el historial de los Juegos Panamericanos, la cuarta dorada.

Luego hubo una medalla de plata que sorprendió porque era la primera vez del surf en los Panamericanos y Uruguay llegó a la final de la modalidad en longboard. Julián Schweizer participó de arranque en el complejo deportivo de Punta Rocas en la ronda principal 1, en la que tuvo como rival al ecuatoriano Isidro Villao y al peruano Benoit PiccoloClemente. En esa ronda el uruguayo terminó segundo con 11,17, apenas unos decimales abajo del campeón peruano, que puntuó 11,67. El camino para el uruguayo siguió en la ronda principal 2, en la que compitió con Cole Robbins, de Estados Unidos, y con Surfiel Gil Lo Prete, de Argentina, y quedó segundo. Luego fue todo repechajes y mano a mano. Otra vez Clemente, con el que Julián cayó, luego el chileno Cortez, con triunfo, y por último Gil Lo Prete y el recordado heat que Julián se llevó en la hora y de atrás. En la ronda siguiente se enfrentó a Robbins, con quien había perdido, pero esta vez le ganó y consiguió el pasaje a la final por el oro. Clemente, de 37 años, le ganó a Julián, de 21. Hay talento. “Era el gran favorito. Ahora tengo más ganas de ganarle. Estoy muy contento. Esta medalla es para todo el surf uruguayo, que cada vez crece más. Fue increíble todo lo que pasó”, comentó Julián a Garra, surfista que hace cinco años se instaló en Costa Rica para poder crecer en este deporte. Y creció.

Otras dos medallas de plata vinieron por el lado de la vela. Ricardo Fabini y Florencia Parnizari quedaron en el segundo lugar en la clase snipe mixto en la bahía de Paracas, muy cerca de la marca que significó el oro en la medal race. “Le exigimos demasiado al barco y nos tumbamos por querer ir más rápido. Nos vamos un poco con el sabor amargo porque queríamos el oro, quizá con un poco de rabia porque faltó nada. Creo que la perdimos nosotros”, comentó Fabini. El otro destacado, el mismo día, fue Nicolás Landauer, que obtuvo una medalla de plata en la clase foling kite. “No estuve muy nervioso en la final. Sabía que podía asegurarme la plata si no cometía muchos errores. Todo el equipo ha apoyado mucho y tuvo buena voluntad para afrontar la competencia. Hay gente muy positiva, muy unida. Disfruto mucho esto”, contó. Fueron las décimas medallas en vela, que sigue sin llegar al oro. Lamentablemente, Dolores Moreira no pudo llegar a la medalla en la medal race, ya que quedó cuarta.

La restante medalla de plata celeste se obtuvo en pelota vasca, en trinquete femenino. Camila Naviliat y Jimena Miranda hicieron una gran final ante la dupla argentina: ganaron el primer set 15-8 y luego cayeron 15-9 y 10-4. “Nos queda un sabor amargo porque estuvimos muy cerca. En el tercer set salimos con todo, pero la pelota por momentos estuvo con suerte a favor de ellas. Salimos dispuestas a poner más énfasis en la zona de atrás de la cancha, donde estábamos más débiles. Hacía cuatro meses que entrenábamos en lo físico, en lo técnico y en lo aérobico. La experiencia fue muy buena”, explicó Miranda, deportista oriunda de Trinidad. En las semifinales Uruguay venció a Chile, y antes había derrotado a México y Perú por el grupo B. Fue la octava medalla en pelota vasca, deporte en el que sólo se conquistó un oro en la historia.

La primera medalla que ganó Uruguay en Lima 2019 fue la de Lucas Fernández en boxeo en peso gallo hasta 56 kilogramos. El púgil de 21 años, que todos los días va de Casabó a la Unión para entrenar, estudia y da una mano en el almacén familiar, venció en la primera ronda al rival de Guyana, por puntos, y eso lo metió en la semifinal, lo que le aseguró una medalla. En esa instancia a Lucas lo esperaba Duke Ragan, de Estados Unidos. El uruguayo casi no pudo subir al ring debido a una herida en un ojo que arrastraba de la primera pelea. Algo de gota adhesiva y un tapping que le practicó el médico uruguayo Daniel Zarrillo, en colaboración con el de República Dominicana, le permitieron subir al ring y dar batalla. No pudo ser, y Lucas se terminó llevando el bronce. “Se lo dedico a todo el boxeo uruguayo. No hay ningún fantasma. Nosotros tenemos mucho talento y tienen que seguir entrenando porque se puede”, sostuvo. La última medalla en boxeo en los Juegos Panamericanos data de hace 32 años, obtenida por Juan Carlos Montiel en Indianápolis 1987. Fue la octava medalla en esta disciplina para Uruguay, que tiene un solo oro.

Luego vinieron dos medallas más de bronce con la actuación esperada de Emiliano Lasa y Déborah Rodríguez en atletismo, quienes igualaron lo hecho en Toronto 2015. Lasa logró el bronce con un salto de 7,87 metros, mientras que Rodríguez ganó el bronce en los 800 metros llanos con un tiempo de 2:01.66. Ambos atletas celestes son otro de los casos de entrenamiento en el exterior, ya que Lasa reside en Brasil y Rodríguez en Estados Unidos. Es la novena presea del atletismo en Panamericanos, disciplina en la que aún no se ha podido llegar al oro.
Este domingo, al cierre de los Juegos, Maximiliano Larrosa se quedó con la medalla de bronce. El karateca perdió la semifinal con el chileno Joaquín González en la categoría hasta 60 kilos, pero ganó la presea porque en los deportes de combate se premia a dos terceros.

Otros deportistas celestes estuvieron muy cerca de ganar una medalla y rompieron su propia marca. Julieta Mautone (la abanderada celeste), de tan sólo 19 años, finalizó cuarta en tiro con pistola de aire diez metros y rompió el récord panamericano en la etapa clasificatoria con 568 puntos. Nicolás Cuestas llegó séptimo en la maratón e hizo su mejor tiempo con 2:13.59, Martín Melconian hizo un tiempo de 1:02.09 en 100 metros pecho y batió el récord nacional, Nicole Frank bajó su marca en 200 metros libres con un tiempo de 2:09.97, María Pía Fernández llegó quinta en los 1.500 metros femeninos con un tiempo de 4:10.93 y bajó el récord nacional que ella misma ostentaba. Dominque Knüppel y Pablo Defazio no pudieron llegar a la medalla de vela en nacra 17 pero lograron la clasificación a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 y, por ahora, acompañarán a Lola Moreira.

Fuente: La Diaria

2019-08-13T10:21:40-03:00agosto 12, 2019|Categorías: Deportes|Etiquetas: |