fbpx

El campo cosecha internautas

Uruguay tiene un 45% de penetración de Internet en hogares en zonas rurales.

Uruguay es el país del continente con la mayor penetración de Internet en los hogares en zonas rurales, indica el informe «Estado de la banda ancha 2016 en América Latina y el Caribe», de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

El crecimiento en el campo ha sido explosivo en los últimos años en esta década. En el 2010, el 15% de los hogares tenía Internet. Hoy es el 45%.

«Uruguay, en general, siempre ha tenido la mejor penetración de banda ancha y la mejor velocidad de conexión», señaló a El País Edwin Fernando Rojas, coordinador del informe de la Cepal.

A tal punto es significativa esta cifra, que el porcentaje de hogares rurales cubiertos en Uruguay es mayor que el porcentaje de hogares urbanos cubiertos en Paraguay, Perú, El Salvador o Bolivia.

Uruguay y Costa Rica son los únicos países donde la brecha en el acceso a Internet entre los hogares urbanos y rurales no creció o, dicho de otro modo, se acortó: en Uruguay disminuyó ocho puntos y en Costa Rica dos. En Bolivia, Colombia, Perú y El Salvador, la diferencia aumentó alrededor de 10 puntos, en Paraguay y Ecuador, alrededor de 5 puntos y en Chile y Brasil, entre 1 y 2 puntos.

En el último año (2015), los países con mayor brecha entre ambas zonas fueron Colombia (41 puntos) y Brasil (36 puntos) y las menores se dieron en Uruguay, Costa Rica y El Salvador (13 puntos).

Si bien no han estudiado el caso de Uruguay con especificidad, Rojas opinó que los gobiernos han empezado a darle cobertura de Internet a las zonas rurales y de bajos ingresos. «Cada país con diferentes modelos. En Uruguay es con una empresa pública», agregó el experto.

Más datos

El porcentaje de usuarios de internet con respecto al total de la población de América Latina y el Caribe creció un 10,6 % al año entre 2000 y 2015.

«Esta situación permitió reducir la brecha existente con los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) ya que se pasó de una diferencia de 37,2 puntos porcentuales en 2010 a 25,2 puntos porcentuales en 2015», dice el informe.

En cuanto al acceso, el número de hogares conectados a internet en América Latina y el Caribe creció un 14,1 % como promedio anual en los últimos cinco años, alcanzando el 43,4 % del total de los hogares en 2015, valor que casi duplica al de 2010, indica el estudio, que será presentado en la segunda reunión de la Conferencia de Ciencia, Innovación y TIC que se inaugura ayer en Costa Rica.

El 54,4 % de los habitantes de América Latina y el Caribe usó internet en 2015, 20 puntos porcentuales más que en 2010, «lo que da cuenta de los importantes avances en el acceso y la asequibilidad al servicio registrados en la región en el último quinquenio» dice el documento.

Los países que tuvieron las mayores tasas de crecimiento del número de hogares conectados a Internet en 2010-2015 fueron Nicaragua, Guatemala, El Salvador y Bolivia, quienes tenían muy baja tasa de penetración al inicio del periodo.

«Hay una gran diferencia en los niveles de acceso entre los países de la región: de los 24 analizados en 2015, tres tenían una penetración de internet en los hogares menor al 15 % (Nicaragua, Cuba y Haití), quince estaban entre 15 % y 45 %, y tres entre 45 % y 56 % (Argentina, Panamá y Paraguay), y solo Chile, Costa Rica y Uruguay llegaban al 60 %».

Según el informe, el acceso a conexiones de banda ancha aumentó fuertemente en el período analizado, particularmente en la modalidad móvil, que pasó del 7 % al 58 % de la población entre 2010 y 2015.

En cuanto a la velocidad, Uruguay tiene la mejor de la región. Pero está por debajo de países más avanzados. El informe revela que ningún país analizado de América Latina y el Caribe tiene al menos 5 % de sus conexiones con velocidades mayores a 15 megabits, mientras que en los países más desarrollados este porcentaje es del 50 %.

«Este es un tema que debe trabajar. El número de conexiones a alta velocidad siguen siendo muy bajos», indicó Rojas.

Fuente: El País

2017-02-20T02:57:50-03:00septiembre 13, 2016|Categorías: Salud, ciencia y tecnología, Sociedad|Etiquetas: |