fbpx

Gobierno uruguayo invirtió U$D 7.000 millones en transformación energética

En lo que va de este período de gobierno se destinaron más de U$D 7.000 millones para la transformación energética, más del triple de lo que fue la inversión de Botnia (ahora UPM), dijo el director nacional del área, Ramón Méndez, en la presentación del informe “Medio ambiente y energía en Uruguay”, elaborado mediante un acuerdo entre los ministerios de Industria y de Vivienda con la agencia de cooperación de España.

Es importante que “desde afuera valoren, y en forma positiva, lo que nuestro país está realizando en materia de energía y medio ambiente”, dijo Méndez en diálogo con la Secretaría de Comunicación.

“Uruguay ha definido, ya en el gobierno de Tabaré Vázquez (2005-2010), una política energética hacia el futuro, siendo la primera vez que un Consejo de Ministros aprueba una política de este tipo y a tan largo plazo”, añadió.

El director nacional de Energía del Ministerio de Industria y Minería destacó, además, la transición que se dio entre ambos gobiernos frenteamplistas, lo cual permitió llevar adelante una política energética avalada por todos los sectores políticos, demostrando que “el ambiente es un tema de Estado para nuestro país”.

Respecto de las inversiones en materia de energía, el funcionario señaló que en este período de gobierno se realizó una inversión superior a los U$D 7.000 millones en la transformación energética, más del triple del capital utilizado por la empresa finlandesa Botnia para instalar la fábrica de celulosa en las cercanías de Fray Bentos, hoy en manos de la sueco-finlandesa UPM.

Méndez enumeró luego que nuestro país ha invertido más de U$D 2.000 millones en la instalación de parques eólicos, unos U$D 150 millones en la instalación de la plataforma de prospección en busca de gas y petróleo en la plataforma marítima nacional y más de U$D 300 millones en la planta desulfurizadora de Ancap, que permitirá reducir el impacto ambiental en el uso de combustibles de origen fósil.

Además, indicó que “la terminal regasificadora (a instalarse detrás del Cerro de Montevideo) va a permitir complementar la introducción de energías renovables mediante el gas natural, el agente menos contaminante de todos los energéticos tradicionales, abriéndonos al mundo y pudiendo ampliar el número de proveedores”.

Méndez sostuvo también que “estas políticas apuntan a lograr una soberanía energética, a no tener que depender de materias primas cuyos precios fija el mercado internacional, a apropiarnos de una forma sustentable de nuestros recursos naturales, integrándolos a la cadena productiva e impactando positivamente sobre la creación de puestos de trabajo, transferencia de tecnología y desarrollo de capacidades industriales”.

Toda esta estrategia también reduce costos para la ciudadanía. “Se logró, por un lado, una merma de tarifas en el sector eléctrico, con un aumento único del 21 % y, por otro lado, se esperan reducciones más importantes fruto de la introducción eólica y, a partir del año que viene, de la terminal regasificadora”.

Fuente: Presidencia

2017-02-20T03:02:11-03:00abril 11, 2014|Categorías: Home|Etiquetas: , |