fbpx

Las oportunidades de negocios que llegaron con el coronavirus

Hay sectores que quedaron paralizados ante la crisis, pero otros se reconvirtieron y algunos incluso se están viendo fortalecidos

Cuando una puerta se cierra, otra se abre, dice el conocido refrán. La crisis del covid-19 bajó de un tirón las cortinas de tiendas, comercios, oficinas y empresas de todo tipo, y de golpe el mundo físico pareció reducirse a las cuatro paredes del hogar.

Lo cierto es que ni bien la pandemia llegó a Uruguay, el mundo virtual se instaló de forma masiva y con más fuerza que nunca. El teletrabajo se impuso; los compañeros y profesores de facultad pasaron a ser por tiempo incierto visibles solo a través de las pantallas y las compras online dejaron en muchos casos de ser una opción, para ser la única alternativa.

«El virus trajo el futuro de golpe. Nos metió en un tubo e hizo en 15 días lo que los embajadores digitales no pudimos terminar de hacer en dos años», graficó el presidente de la Cámara de Economía Digital del Uruguay, Guillermo Varela, que dijo tener los nudillos rotos de haber golpeado puertas en los últimos años para que las empresas se transformen digitalmente.

Hay sectores que quedaron dentro de ese «tubo», paralizados ante la crisis, pero otros se reconvirtieron y algunos incluso se están viendo fortalecidos.

Problema igual a oportunidad
La crisis del coronavirus trajo un mar de oportunidades, según la directora del Centro de Emprendimientos e Innovación de la Universidad Católica Ithaka, Magdalena Giuria. Asegura que no hay que guiarse por los titulares de las noticias en estos tiempos, que serán la mayoría negativos. El incentivo está en ver los problemas como una oportunidad, algo que es propio de la mentalidad emprendedora.

«El adn de los emprendedores es hacer el ejercicio de ver oportunidades para hacer cosas con un propósito social super fuerte», indicó. Lo diferenció de la lógica cortoplacista, que sería «oportunismo». «No se trata de remarcar el alcohol en gel porque es una mentalidad de la escasez. Se trata de cómo podemos de verdad generar algo que tenga un propósito que sirva a la sociedad y que mañana pueda ayudar a dinamizar la economía, generar empleo. Ahí vamos a necesitar emprendedores», subrayó.

Ejemplo de ello fue el lanzamiento, el lunes 30 de marzo, de una plataforma que conecta a los feriantes con sus potenciales clientes, FeriasUy. La aglomeración en las ferias preocupaba al gobierno, pero al mismo tiempo la prohibición a la concurrencia de estos lugares implicaría un golpe para estos comerciantes, muchos de productos imprescindibles. La plataforma se creó de forma voluntaria, con un fin puramente social, sin evaluar en el contexto actual algún tipo de viabilidad a nivel comercial a futuro.

Según Giuria, las oportunidades se pueden encontrar hasta dentro de las nuevas formas de vivir que trajo la cuarentena. «Todos estamos habitando nuestras casas, que puede traer un montón de problemas pero también muchas oportunidades. Pueden surgir emprendimientos porque esta crisis trajo cambios y no se va a volver 100% a lo que era antes», añadió. Hay oportunidades para la educación, con el advenimiento de la virtual y específicamente con educación en área de la salud, para «aprender a capitalizar esto que nos pasó». También para la salud mental, con la meditación y, dentro de ella, la práctica del mindfulness, señaló Giuria.

Cree que para quienes no trabajan ni emprenden, «quizás sea el momento de replantearse cuáles son las preguntas que hay que hacerse». «¿Cómo puedo colaborar para que esto sea más fácil? ¿Cómo puedo replantearme hacer negocios en 2020? ¿Qué pasa si esto termina mañana?», invitó a preguntarse. Opinó que «hoy más que nunca es cierto» que las oportunidades se dan si se trabaja de manera interconectada y colaborativa. «Ahí es donde los emprendedores tienen un campo fuertísimo para circular, porque son esa fuerza que mueve y esa goma que hace que todo se pegue», remarcó.

Ecommerce exponencial
El fenómeno del covid-19 es una turbulencia que acelerará los procesos del comercio virtual, señaló el gerente de logística de Katoen Natie y director de la Cámara de Zonas Francas de Uruguay, Juan Opertti. «Es un disparador del ecommerce», añadió.

De todas formas, los ánimos entre la industria del ecommerce están «raros», aseveró el presidente de CEDU. Es que por un lado las empresas están creciendo de forma exponencial a nivel digital, pero al mismo tiempo tuvieron que enviar trabajadores al seguro de paro debido al cierre de sus tiendas físicas. «Los que estaban preparados con sucursal online funcionan muy bien, pero no hay júbilo en el ambiente», indicó. Aunque dijo que es notorio el crecimiento del comercio electrónico desde la llegada del virus a Uruguay, el «caos» del momento ha impedido a las empresas relevar toda esta información a la cámara.

Actualmente las empresas tienen que mantener «la cabeza abierta y entender que el mundo cambió y que hay mucho por hacer en el segmento», señaló Varela. Las empresas que no estaban preparadas se vieron obligadas a tener una estrategia digital y reconversión de su negocio. Esto llevará a un crecimiento del ecommerce a nivel general. Me están llamando empresas que históricamente se negaron hasta a usar tarjetas de crédito presencialmente, para volcarse a este mundo. Ahora todos los peros que tenían, no existen más», subrayó.

La cantidad de consultas de pequeñas empresas que tienen interés en incorporar las herramientas de Mercado Libre se triplicó, tanto para el marketplace como para Mercado Pago, (que reduce el uso de efectivo) como los código QR o los links de pago, contó su country manager, Rafael Hermida. El ecommerce en la circunstancia actual adquiere «muchísimo valor» por un aspecto clave, según Hermida: reduce el riesgo sanitario

La demanda, por otra parte «se mantiene sólida, por ahora», indicó Hermida, con un crecimiento en el entorno del 40%. Destacó que se percibe un cambio en el mix de los artículos vendidos. Desde la llegada del coronavirus, lo que crece son las ventas de artículos de primera necesidad (limpieza y salud) y productos que se asocian a la cuarentena, como juguetes y juegos para adolescentes y niños (playstation, juegos de caja, hamacas y camas elásticas) y artículos de deporte y fitness, como caminadores, bicicletas fijas y elementos de musculación.

«La situación del país es muy delicada. El número de personas en el seguro de paro es un aspecto que va a impactar negativamente en el consumo y eso es una mala noticia para todos nosotros. No es que el ecommerce salga favorecido porque acá si la gente no tiene trabajo, perdemos todos», manifestó. En ese sentido, Mercado Libre ha dado de baja más de 1.800 publicaciones con precios abusivos.

Logística
La logística es una parte fundamental en el comercio electrónico, que puede verse impactada con el crecimiento en las ventas. Las ventas online aumentan y para el vicepresidente de la Cámara Uruguaya de Logística, Guillermo Del Cerro, el panorama logístico actual, con muy poco tráfico y personas el día entero en sus casas, es excepcional, y esta rama del ecommerce aún tiene muchos desafíos por delante. «Hoy es una logística muy fácil. No hay tráfico y tenés mucha gente que está comprando porque está para recibir los productos en su casa. Hay que ver cómo funciona eso cuando haya tráfico», indicó. Para Del Cerro, el desarrollo de la última milla también dependerá de parámetros del comercio mundial y globalización, «porque lo local se tiene que abastecer internacionalmente, y eso genera dudas mayores sobre hacia dónde va el mundo», indicó.

Mercado Envíos (la solución logística de Mercado Libre) creció un 20% con respecto a semanas pasadas, informó Hermida. Al mismo tiempo, los comercios están utilizando más fletes propios, comentó. «En abril vamos a estar lanzando funcionalidades nuevas, que apuntan a tener envíos más rápidos», comentó Hermida. Esto ya estaba entre los planes, pero decidió adelantarse debido a la llegada del coronavirus.

Eventos virtuales
Según Giuria de Ithaka, a quienes ofrecen talleres se les abre la oportunidad de venderlos online y hacer capacitaciones virtuales. En febrero, Giuria y Macarena Botta fundaron Brava, una startup que busca fomentar las voces femeninas a través de capacitaciones y charlas. Tras la llegada del coronavirus, se trasladaron al mundo online para preparar a mujeres que tengan que dar conferencias virtuales.

Germán Barcala y Andrés Silva, de la comunidad de marketing digital y social media Flumarketing, tenían en la agenda anual la puesta en marcha de eventos virtuales, pero la pandemia aceleró el proceso, contó Barcala. Hace dos semanas realizaron la primera flumarketing talk, una charla entre tres expertos sobre un tema de actualidad. Por otra parte, todos los jueves harán un webinar con un experto, también vinculado a temas del momento. El primero fue sobre claves para el mejor desempeño en el teletrabajo; el segundo, con el psicólogo Alejandro De Barbieri, sobre aislamiento físico y no social.

Aunque son ciclos gratuitos, están también armando cursos de ocho horas que apuntan a empresas, serán pagos y profundizarán en las temáticas. Barcala contó que además están planificando un seminario virtual de dos días «a muy bajo costo» que sustituirá a los eventos regionales.

Las conferencias virtuales permiten acercarse a personas de toda Latinoamérica, comentó Barcala. Dijo que actualmente ofrecen estos productos de forma gratuita porque «es un momento en el que es bueno estar cerc y ofrecer otras herramientas».

A AccesoFácil, empresa de servicios de software para eventos, la cuarentena se le presentó como «una oportunidad y desafío». Su fundador, Álvaro Pérez, contó que en las últimas semanas recibió numerosas consultas de empresas que buscan reorganizar sus eventos presenciales y hacerlos online. Si el evento es para vender un producto o servicio se busca posponer la fecha para más adelante, pero si es para fidelizar al cliente o replicar contenido se prefiere realizarlo en línea. “Hay empresas que se están interesando en conocer nuestro sistema de eventos online porque, como todos, tienen la incertidumbre de cuánto durará esta situación” dijo.

Educación online
Las universidades se encontraron ante el desafío de trasladar de forma masiva las clases al mundo virtual. «A nivel académico esta emergencia se presenta como una puerta de oportunidad para que los docentes encuentren nuevas formas de conectar con los estudiantes. Es muy probable que los aprendizajes de esta etapa de emergencia estén ayudando a cada docente a reflexionar sobre nuevas metodologías y formatos en sus cursos», señaló el vicerrector de la Universidad Ort, Julio Fernández.

«Seguramente muchos de los aprendizajes se incorporarán al proceso enseñanza-aprendizaje una vez que pase esta crisis, y otros quedarán como protocolo para futuras emergencias. Nosotros ya teníamos algunos componentes online, pero pasar al uso masivo es otro partido», añadió. Por su parte, la directora de Comunicación de la universidad, Marcela Mailhos, señaló que la adopción de enseñanza online de manera masiva «lleva a revisar otras formas de llevar nuestro servicio adelante». Mailhos señaló que se trata de una «oportunidad enorme» para docentes para adoptar herramientas que ya existían pero no usaban todos de forma activa.

La jefa de comunicaciones y prensa de la Universidad de Montevideo (UM), Mariana Guguelmeier, señaló que para determinados cursos la experiencia actual brindando clases, será un precedente. «Aquellos docentes que todavía no eran muy nativos en cuanto a las plataformas digitales se están empapando», señaló. «Estamos seguros que estas iniciativas nos van a dejar un precedente muy bueno», agregó.

Mónica Arzuaga, vicerrectora de Programas Académicos de la Universidad Católica, hizo hincapié en la resignificación de los encuentros presenciales que se dará una vez que pase la tormenta. «En algún momento esto va a terminar y vamos a volver a la presencialidad con el aprendizaje que nos dio esto, e incorporando algunas prácticas. Hay que resignificar el encuentro. Ya no es la única posibilidad, pero sí es lo importante. ¿Qué agrega el encuentro presencial? Eso hay que trabajarlo muy bien», subrayó.

La Universidad Católica brindaba carreras de grado y posgrado virtuales o semipresenciales. «Esta situación inesperada vino en un momento en que estábamos con las baterías puestas y tomando decisiones al respecto», sostuvo Arzuaga. Destacó el entusiasmo de los alumnos con las clases online, algo que se da en un contexto excepcional: «Es el único momento de encuentro social. Eso explica también por qué se enganchan tanto en este momento. Eso nos desafía para resignificar qué vamos a hacer para cuando estemos en el aula fìsica», apuntó.

Fuente: El Observador

2020-04-01T15:50:08-03:00abril 1, 2020|Categorías: Economía|