fbpx

TV Ciudad produjo y emite un imprescindible documental sobre nuestra vitivinicultura

El canal de la Intendencia Departamental de Montevideo presentó un documental en serie sobre la vitivinicultura en Uruguay que, sustentado por una sólida estructura narrativa, las palabras justas, excelentes imágenes y sin lugares comunes, muestra la cara humana y social del sector eludiendo toda frivolidad y cualquier interés comercial.

Grande y grata fue nuestra sorpresa al encontrarnos con esta serie documental sobre nuestra vitivinicultura que no viene originada por ninguna institución vinculada al sector. Esto, lejos de ser un inconveniente, es una virtud ya que presenta una visión muy fresca, libre de estereotipos y de intereses comerciales.
Para saber más sobre este excelente trabajo que lleva el nombre de Historias de Vino y se estructura en siete capítulos, de los cuales ya se han emitido dos: Tannat en Uruguay y Bodegas familiares: Los Nadies y Pizzorno, entrevistamos a su productor Diego Nadal quien integra equipo con el prestigioso realizador Aldo Garay, ambos integrantes del staff de TV Ciudad además de desarrollar trabajos independientes, tanto en el género documental como en el de ficción.

Si bien Nadal no recuerda claramente cómo surgió la idea de realizar el ciclo, no olvida que «iniciamos la tarea con mucha ilusión» y que si bien «éramos muy profanos en el tema, aprendimos que tiene muchas aristas». «Del vino éramos simples consumidores, y sin grandes vuelos», confiesa entre risas el productor.
«Comenzamos entrevistando a dos o tres personas, y finalmente dimos con la persona indicada que fue Estela de Frutos. Ella nos ayudó mucho a orientarnos, y una vez que comprendimos mejor, que tuvimos más clara la idea, ya seguimos solos, tomando las decisiones que había que tomar una vez que entendimos lo que había que hacer».

El rodaje se inició en setiembre de 2019 -«porque el tiempo de filmar lo marca la vid»-, cuando recién comenzaba la brotación y la parte más intensa comenzó a partir del envero. Luego registraron desde el raleo hasta llegar a la vendimia y el ingreso a bodega.
«Hicimos un trabajo muy programado y dedicado, yendo a todos los lugares, y justo cuando nos faltaba entre una semana y diez días para hacer el cierre perfecto, tuvimos que parar. Nos agarró la cuarentena. ¡Nos queríamos matar! Nos cortaron la filigrana del final. A pesar de eso tuvimos la suerte de poder registrar la mayor parte de la que dicen que será la ‘vendimia del siglo’, un proceso que fue espectacular de punta a punta», resume Nadal.

Si bien se pensaba arrancar el ciclo con un capítulo dedicado a la historia de la vitivinicultura en Uruguay, también la pandemia impidió terminar de rodar los testimonios que estaban previstos para él. El segundo, que era sobre el Tannat, terminó siendo el inaugural (incluye aspectos históricos de la mano del historiador Alcides Beretta y de Estela de Frutos), los cuatro siguientes hablan de las familias y el último será sobre el trabajo de los vendimiadores.

Hablar de los trabajadores de la vendimia, como cierre, le da un giro que hasta ahora no fue abordado por otros realizadores. «Nos pareció muy interesante y diferente presentar el momento de la faena, que es un tsunami de locura. Casi todo el año el trabajo del viticultor es, como mucho, el de cuatro personas. Y de un día para el otro entra un malón de gente a la viña, a cortar uva a lo loco», se asombra Nadal.

Desde el punto de vista del productor de la serie, el aporte del último capítulo, con múltiples actores anónimos, le otorga un matiz muy distinto e inédito al trabajo. «Es una capa de otra cara. Los bodegueros le dan la cara pública, los vendimiadores muestran la cara social. Es un collage de diferentes personas con diferentes visiones», nos adelanta.

Al ver el segundo capítulo en el que participaron Manuel Filgueira y Carlos Pizzorno, se respira un tono intimista, casi confesional. Se generaron climas verdaderamente muy especiales durante la filmación. «Buscamos proximidad, no buscamos sensacionalismo. Aldo [Garay] tiene amplísima experiencia, la que en este momento está desarrollando en TV Ciudad, que es un canal cultural. Hace 23 años que trabajamos juntos, y son cosas que pasan cuando uno escucha de manera honesta, modesta, que te permite intimar. El entrevistado empieza a hablar, y las cosas surgen, empiezan a salir muy naturalmente».

El clima de luz logrado en la filmación encaja perfectamente con ese planteo de intimidad. Es parte del trabajo de producción que invierte el tiempo necesario para plantear cada encuadre con el objetivo de lograr el mejor resultado. «Así como de cada entrevista de más de una hora solamente se extractaron 12 minutos, preparar la iluminación para cada entrevista sumó como mínimo otros 40 minutos previos», nos confía el productor.

Este trabajo, de visión casi obligatoria para todo amante del vino, puede verse los domingos a las 21:00 por TV Ciudad, también está saliendo por Direct TV. Más adelante podrán verse en otros países y quizás en otros canales públicos, a través de los convenios que tiene el canal. En redes sociales, están disponibles en el canal de TV Ciudad en YouTube por lo que si te perdiste los dos primeros capítulos estás a tiempo de verlos.

Los contenidos que irán apareciendo en los próximos capítulos incluyen las bodegas Establecimiento Juanicó, Colorado Chico, Viña Varela Zarranz, Marichal, Moizo y Spinoglio, el mencionado sobre los trabajadores de la vid y el postergado sobre la historia del vino en Uruguay.

Fuente: bodegasdeluruguay.com.uy