Vázquez despidió a la selección y contó una anécdota suya con Obdulio

El presidente visitó el Complejo Celeste, le dio el pabellón patrio al plantel y agradeció a la selección por ser un ejemplo

“Quiero agradecer a los jugadores que nos hacen sentir orgullosos en la cancha, pero, fundamentalmente, fuera de la misma por la imagen y ejemplo que dan a los jóvenes y la actitud solidaria con los que más lo necesitan”, con estas palabras el presidente de la República, Tabaré Vázquez, entregó el pabellón patrio a la selección nacional que flameará en el Mundial de Rusia 2018.

En su alocución, Vázquez dijo que iba a tomar dos palabras que identifican al proceso de Tabárez: “Primero saludar y después agradecer”, y agregó: “Saludarlos en nombre del pueblo y expresar el sentimiento de todos los uruguayos, la confianza, que es algo difícil de conseguir y ustedes la han obtenido. Tenemos la tranquilidad de que vamos a estar excelentemente representados más allá de los resultados” y concluyó diciendo: “Ustedes son la fiel y real interpretación del pueblo uruguayo. Yo pido que la suerte los acompañe y, cualquiera sea el resultado, de corazón, muchas gracias”.

El presidente narró a los jugadores de la selección, que lo escuchaban atentamente, una anécdota que lo tuvo como protagonista con Obdulio Varela, “Después del Mundial del 54 fui a ver un partido de Peñarol y Liverpool porque con los gurises de La Teja queríamos ver a los grandes jugadores de la selección, sobre todo a Obdulio Varela. Antes de entrar, nosotros estábamos jugando a la pelota y recuerdo que cuando ingresó Obdulio yo lo miraba embelesado. Y se agachó a atarse los zapatos y fue cuando lo rodeamos, mirando deslumbrados, y, cuando terminaba, levanta la cabeza, nos mira y salimos corriendo del susto que nos pegamos”.

Fuente: El Observador

2018-06-13T15:01:50+00:00junio 6, 2018|Categorías: Deportes|Etiquetas: |