Autos eléctricos tendrán primer punto de recarga en Maldonado

UTE tiene planificado extender los puntos en la capital y el interior del país este año

El futuro del auto eléctrico parece estar cada vez más cerca. Desde las primeras pruebas que UTE realizó con taxis eléctricos en Montevideo, ahora la tecnología comienza a ganar adeptos entre los privados. En ese contexto, la firma Autoventas inaugurará hoy en La Barra de Maldonado un local comercial que permitirá a particulares poder recargar las baterías de esos vehículos, transformándose en el primer punto público que ofrece esa posibilidad en el departamento fernandino.

Fuentes de UTE comentaron ayer a El Observador que es un “hecho relevante” que nuevos agentes privados se sumen para el desarrollo y consolidación de “la movilidad eléctrica del futuro”. Actualmente, el ente energético cuenta con un punto público de recarga rápido para autos eléctricos en la inmediaciones del Palacio Legislativo, además de los que tienen en sus domicilios los propietarios de los cuatro taxi que hoy circulan 100% con esa tecnología.

La Intendencia Municipal de Montevideo (IMM) acaba de instalar otro punto de recarga para el auto oficial eléctrico que utilizará el jefe comunal, Daniel Martínez. Además, en el correr de este año la capital y el interior contará con nuevos puntos para la recarga rápida de vehículos eléctricos.

En diálogo con El Observador el encargado del local de Autoventas de La Barra, Oscar Castro, explicó que la empresa decidió incursionar en esta tecnología porque “es el futuro”. “Uno tiene que adecuarse al mercado. Tenemos que arrancar ahora”, indicó. La empresa ya tiene un vehículo 100% eléctrico en exhibición y luego del verano terminará de definir qué tipo de modelo comenzará a importar para apostar a la comercialización, como ya lo hacen otras empresas hoy en el país.

El costo de la recarga total de una batería que suelen tener una autonomía de unos 120 km ronda los $ 40 y demanda un tiempo de unos 45 minutos. Ayer Autoventas ofreció sus instalaciones para que UTE recargara el modelo Renault Kangoo eléctrico que incorporó hace tres años a su flota.

El Sistema de Alimentación de Vehículo Eléctrico (SAVE) es equivalente a una estación de servicio para un vehículo a combustión a nafta o gasoil. La gran mayoría de los automóviles y utilitarios eléctricos pueden prescindir de este aparato porque pueden conectar su vehículo a un enchufe tipo schuko, aunque la desventaja es que el tiempo de recarga es mayor (entre 6 y 8 horas). En cambio, el SAVE permite que la recarga de baterías se haga en un tiempo sensiblemente menor. En Uruguay, la firma Prosepac ofrece un SAVE estándar para domicilios particulares a un costo de US$ 900, y otro con una sistema de lectura de tarjeta electrónica para empresas a US$ 1.200. En la Unión Europea ya se exige a nuevos edificios y casas que tengan un espacio destinado para esos aparatos.

Desbancar a Tesla

Los fabricantes de autos más grandes de Europa están recurriendo a la capacidad industrial del continente para construir una red de estaciones de carga ultrarrápidas, en un intento de avivar la demanda de vehículos eléctricos y romper el dominio de Tesla en el mercado. BMW, Volkswagen, Ford y Daimler planean construir en Europa alrededor de 400 estaciones de carga de última generación que puedan recargar un auto eléctrico en cuestión de minutos y no horas. La larga espera que supone recargar las baterías es una de las principales desventajas de los autos eléctricos respecto a los vehículos convencionales con tanques de gasolina, que pueden rellenarse en unos segundos.

Hasta ahora, los conductores de autos eléctricos han tenido que dejar los autos enchufados durante horas en una estación de carga para viajar entre diferentes ciudades, lo cual hace poco prácticos los trayectos largos.

La instalación de lugares de carga nuevos y más rápidos estimularía el mercado general y también ayudaría a los fabricantes de autos tradicionales a estrechar la distancia que les saca Tesla, el líder en vehículos eléctricos con sede en Silicon Valley, que tiene su propia red de estaciones de carga.

Los cargadores de Tesla son los más rápidos de la industria y resultan incompatibles con los coches eléctricos existentes fabricados por rivales.

Los fabricantes de autos están tratando de atraer a expertos de las industrias energética e industrial europea, entre ellos las alemanas Innogy, E.ON y Siemens y la portuguesa Efacec, pues todas ellas trabajan en la tecnología, dijeron a Reuters fuentes cercanas al tema. Los nuevos cargadores de 350 kilovatios (kW) serían casi tres veces más potentes que los de Tesla. “Este es un esfuerzo estructurado y concertado entre sectores para abordar problemas de infraestructura de forma real”, dijo una de las fuentes. Un portavoz de Ford, que hablaba en nombre del consorcio, dijo que las conversaciones con los posibles socios habían comenzado, añadiendo que esperaba que numerosos proveedores de energía formen parte de la red planeada. La Agencia Internacional de Energía (AIE) estima que para el año 2022 los vehículos 100% eléctricos van a tener un costo para el consumidor a la par de un auto a combustión. (Con Reuters)

Primera ruta verde en América Latina

En el marco de la primera muestra de movilidad eléctrica, el presidente de UTE, Gonzalo Casaravilla, anunció el lanzamiento de una primera red de recarga nacional del Sistema de Alimentación de Vehículos Eléctricos en Uruguay (SAVE). La red irá en una primera etapa desde Colonia al Chuy y dispondrá de puestos de recarga cada 60 kilómetros en las carreteras principales, cerca de lugares específicos como estaciones de servicio o supermercados. Casaravilla comentó que se trata de la primera “ruta verde” de América Latina. En una segunda etapa se extenderá a las rutas nacionales de todo el país.
Fuente: El Observador
2017-01-16T20:33:46+00:00 enero 12, 2017|Categorías: Economía, Medio Ambiente|Etiquetas: , , |