fbpx

Uruguay escapa a incertidumbre de emergentes y sus bonos suben

Los papeles de deuda en dólares están siendo demandados y lo refleja su cotización

Una serie de factores como el enfriamiento en la subas en tasas de interés por parte de la Fed (ver aparte), los cambios en los portafolios de inversión de inversores institucionales como las AFAP y la «buena reputación» que aún tiene Uruguay respecto a otras economías emergentes, explica la suba que vienen mostrando los bonos globales uruguayos en dólares, según señalaron expertos consultados por El Observador.

El índice Ibvmbg de esos papeles de deuda –que releva la Bolsa de Valores de Montevideo– muestra un aumento de 3,5% en lo que va de 2016 y están en su mayor cotización desde junio del año pasado. En paralelo, el índice del riesgo país, el EMBI+ de JP Morgan, mostró una notoria recuperación el último mes al bajar cerca de 30 puntos básicos y ubicarse en 274 puntos. Esto indica que los inversores exigen un spread menor para los papeles uruguayos respecto a la deuda soberana norteamericana.

Federico Araújo, director de Merfin Sociedad de Bolsa, dijo que son «varios los factores» que están explicando el fortalecimiento de los bonos uruguayos en dólares. Como primera medida citó la moderación en las expectativas de subas en las tasas de interés de referencia por parte de la Fed, a lo que se sumó la baja de tasas en Europa y Japón. «El mundo desarrollado sigue con expansión monetaria», afirmó.

En la misma línea, el gerente de mercados globales del banco HSBC, Enrique Goyetche, y el director de la gerenciadora de patrimonios FDI, Mariano Sardans, hicieron hincapié en el freno de la Reserva Federal como un factor determinante para que los papeles de países emergentes como Uruguay sigan despertando interés por parte de los inversores.

Araújo añadió que los capitales no se están retirando masivamente de los mercados emergentes sino que se están volviendo más «selectivos».

En ese análisis de riesgo, países como Uruguay y Argentina se ven favorecidos, en detrimento de mercado como el brasileño donde existe una mayor incertidumbre producto del escándalo político que golpea al gigante de la región. Otro destinos emergentes que se están viendo perjudicados son los países productores de energía como Venezuela y Colombia –este último, hoy, con un riesgo país mayor al de Uruguay–.

«El rating (calificación de riesgo de la deuda) de Uruguay fue ratificado. Los analistas lo ven separado de Brasil y no ven un riesgo inmediato de pérdida del grado inversor», resaltó Goyetche.

Mercado pequeño

En un mercado «tan pequeño» como el uruguayo, cualquier cambio de portafolio de inversores como las AFAP también han jugado su rol en el fortalecimiento de los papeles uruguayos, destacaron los expertos.

Precisamente, los fondos de ahorro previsional decidieron posicionar gran parte de su liquidez en títulos en dólares, y con pocas opciones de colocaciones en la plaza doméstica, los bonos fueron uno de sus objetivos aun ofreciendo un rendimiento menor producto de su mayor cotización.

El gerente de mercados globales del HBSC indicó que los bonos más activos en el mercado en los últimos meses han sido los de mayor volumen como el 2050, 2024 y 2024. «Los fondos de pensión y AFAP están más dolarizados que unos años atrás y siguen viendo al bono uruguayo como uno de los instrumentos adecuados para invertir», explicó.

A esto se suma que inversores particulares que hasta el año pasado estaban posicionados en letras de regulación monetaria optaron por pasarse a dólares ante certidumbre de que su cotización seguirá en «ascenso» a futuro pese al freno momentáneo de la última semana, añadió Araújo.

En tanto, Sardans asegura que los inversores «solo quieren instrumentos en dólares» porque el «mundo está atado con alambre», producto de la incertidumbre que genera la economía china y su derrame sobre economías emergentes.

El experto aconseja a sus clientes no posicionarse en bonos globales más allá del 2020. 

¿Ventana para emitir?

Para Goyechte, si bien la Unidad de Gestión de Deuda del MEF tiene una «política transparente y clara» en su decisión de prefondear el pago de intereses de deuda en un plazo de 12 a 18 meses, en algún momento debería considerar volver a testear el mercado global.

«El gobierno se ha caracterizado por no emitir a cualquier precio. Hubo un cambio de portafolio y salir a los mercado internacionales con un título en pesos o unidades indexadas quizás este no sea el momento», sostuvo.

Pero «dentro de un mes esto puede cambiar, todo es muy dinámico. Hoy hay más apetito por monedas duras como dólares y euros», comentó el ejecutivo.

Economía emitió deuda a tasa mayor

El Ministerio de Economía (MEF) prosiguió ayer con su calendario de emisión de notas del Tesoro en unidades indexadas con vencimiento en 2020. En esta oportunidad, licitó 200 millones de UI (unos US$ 20,9 millones), recibió una demanda por 372 millones de UI (unos US$ 38,9 millones) y terminó adjudicando 300,8 millones de UI (unos US$ 31,4 millones) a una tasa de interés anual de 5,25%, una suba respecto al 4,98% que tuvo febrero.

Fuente y foto: El Observador

2017-02-20T02:58:44-03:00marzo 30, 2016|Categorías: Economía|