Uruguay prepara subasta de espectro radioeléctrico

Organización destaca que superaría promedio regional de adjudicación.

Uruguay apronta el terreno para realizar una nueva subasta de frecuencias radioeléctricas. Para esto un decreto de mediados de junio aprobó el pliego de bases y condiciones que regirá para el procedimiento competitivo mediante el que se asignará el uso de estas frecuencias.

El espectro radioeléctrico es el segmento del espectro electromagnético comprendido entre los 3 KHz y los 300 GHz que sirve como medio de transmisión de tecnologías inalámbricas como las redes celulares, la radio, la televisión y el Wi-Fi para establecer comunicaciones. Este recurso es limitado, y su administración es potestad de los Estados nacionales.

En total, el pliego contempla un total de 155 megahercios (MHz), de los cuales 100 MHz podrán ser adquiridos por empresas del rubro mientras que otros 55 MHz se reservan para Antel. Se asignarán 16 lotes.

El decreto de junio explica que dado que Antel es un servicio descentralizado del Estado uruguayo “se considera procedente en términos de transparencia y credibilidad del procedimiento competitivo que su participación en el mismo se efectúe mediante el mecanismo de la reserva previa de espectro”.

Esto, se agrega, busca “proteger a los operadores privados del riesgo de falta de transparencia que implica que el propio Estado sea quien convoque al procedimiento competitivo y participe del mismo”.

La organización 5G Americas — conformada por proveedores de servicios y fabricantes de la industria de las telecomunicaciones— destaca en un informe que Uruguay ya es hoy el país de Latinoamérica con más penetración de líneas LTE en la población, 79,6% en 2016. Al mismo tiempo, es uno de los países que ha asignado menos espectro para servicios móviles (270 MHz hasta julio de este año) y el que menos adjudicó en América del Sur.

“La concesión de nuevo espectro permitirá apoyar los despliegues de redes LTE actuales en Uruguay y permitirá que éstos puedan continuar evolucionando”, indica la organización. “Por ejemplo, en países como Chile, Brasil y Perú, la adjudicación de la banda de 700 MHz permitió desplegar redes LTE-Advanced (LTE-A) en localidades en las que la banda puede ser usada sin interferencias”, agrega.

Si la nueva subasta asigna los 155 MHz, Uruguay pasaría de 270 a 425 MHz concesionados, un aumento de 57,4%, sostiene 5G Americas. De esta manera, quedaría por encima del promedio sudamericano (hoy en 383 MHz, que podría subir hasta 398 MHz por esta subasta nacional). Además, de llegar a 425 MHz, Uruguay solamente se vería superado por tres países de la región: Chile (470 MHz), Argentina (563 MHz) y Brasil (609 MHz).

“La capacidad anunciada para la nueva subasta indica que, en caso de asignarse en su totalidad, Uruguay estaría por encima del promedio de América Latina y se ubicaría entre los principales mercados de América del Sur”, agrega.

Esta subasta también tendría consecuencias en el promedio de espectro adjudicado en América Latina: hoy hay en promedio 356,3 MHz licenciados por país y contando los 155 MHz potenciales en Uruguay este pasaría a 365 MHz, un incremento de 2,4%.

En América del Sur en concreto el promedio actual llega a 383 MHz y la licitación nacional podría llevarlo hasta 398 MHz, lo que marca un aumento de 4%.

Más ancho de banda.
Por su parte, el presidente de la Cámara de Telecomunicaciones del Uruguay, José Pedro Derrégibus, indicó que los servicios de telecomunicaciones móviles cada vez necesitan más frecuencias. “Hemos pasado de la voz a los datos, y los datos necesitan un ancho interesante, con lo cual se necesita frecuencia. Esto lo que va a permitir es que las empresas que estamos en el país podamos seguir brindando los servicios que las tecnologías vayan requiriendo”, dijo en relación a la nueva subasta.

Consultado respecto a cómo quedará el país frente a sus pares de la región una vez se haya realizado esta adjudicación, Derrégibus dijo que “hoy Uruguay, por la presencia de los tres operadores que existen, está bien posicionado en materia de tecnología, en particular de LTE”. Este nuevo paso lo que permite es seguir manteniendo esas posiciones, agregó. “Cada vez se requiere más ancho de banda a los efectos de transmisión de datos, fundamentalmente, y el hecho de que se disponga de eso hace que Uruguay siga ocupando el lugar que todos queremos que ocupe”, sintetizó.

Líder regional en adopción de LTE
Uruguay logró una penetración en el mercado de 79,6% de LTE —tecnología de conexión a Internet— aunque aún hay mucho camino para recorrer en la prestación de servicios, según un informe de la organización 5G Americas conocido a mediados de mayo. Este liderazgo en LTE aún no se traslada a la adopción de servicios de LTE-A, que todavía no se ofrecen de forma comercial en el país.

Las cifras del Índice 5G Americas de Penetración LTE en América Latina indican que al cuarto trimestre de 2016 la penetración LTE avanzó en 8,3 puntos porcentuales con respecto al segundo trimestre de 2016, cuando se registró una penetración de LTE en la población de 14,18%. De modo que la penetración de estas suscripciones en la población de la región llegó al 22,5% al cierre del periodo.

Solo cinco mercados tuvieron niveles de penetración de LTE superiores a los de América Latina como región: Uruguay, Argentina, Chile, Brasil y Costa Rica. Esto no debe interpretarse como un bajo nivel de adopción en otras plazas, como lo demuestran los crecimientos de LTE registrados en México, Panamá, Colombia y Ecuador durante el segundo semestre de 2016.

5G Americas identifica como importantes pilares del crecimiento de LTE en la región la mayor cobertura que posee esta tecnología y su impulso en algunos mercados por la disponibilidad para utilizar las frecuencias que están siendo liberadas por el dividendo digital, 700 MHz, para expandir la cobertura de esta tecnología en zonas suburbanas y rurales. Esta cobertura ampliada, junto con una mayor cantidad de usuarios con dispositivos capaces de conectarse a esta tecnología, han contribuido a un uso más extendido de LTE. 5G Americas considera que la gran capilaridad de fibra óptica y un perfil de usuario inclinado a adoptar rápidamente nuevas tecnologías presentan un mercado favorable para la rápida adopción de LTE-A una vez que se comercialice.

Fuente: El País

2017-07-26T16:35:29+00:00 Julio 26, 2017|Categorías: Economía|Etiquetas: , |