Crónica de viaje en el diario The Guardian de Inglaterra menciona a Carmelo y Fray Bentos

La nota menciona también a Fray Bentos “un pueblo en Uruguay, que no es solo un pastel de carne”

“Fray Bentos: un pueblo en Uruguay, no solo un pastel de carne”. Así tituló la periodista inglesa Emma Graham-Harrison una bella crónica que retrata los encantos de la ciudad ubicada frente a Gualeguaychú.

La crónica

“La ciudad fue una vez el hogar de la marca de alimentos que comenzó en 1863 y lo que queda de la planta industrial es ahora Patrimonio de la Humanidad, resume. El recorrido de Emma comienza en Carmelo y luego sigue por Fray Bentos. Aquí, la traducción de su crónica:

“Si tiene la suerte de llegar a la pequeña ciudad uruguaya de Carmelo en una tarde de verano, puede recorrer tranquilos viñedos, arbustos de lavanda y una capilla amarilla que brilla en la puesta del sol, hasta el club social italiano para la cena. Fundado en la década de 1930, muy poco ha cambiado desde entonces. Korrea todavía sirve la comida barata y sustanciosa que los granjeros italianos devoraron después de un día cosechando uvas los sábados por la noche y algunas veces el almuerzo del domingo. La comida no se ha pasado de moda, pesada en crema y azúcar, y los precios también son muy bajos: menos de £ 12 por el vino y tres platos. En la noche que fuimos hubo un 60 aniversario de bodas, con música que se filtraba a través de una pared en el anexo donde comíamos, y una extraña niña con un traje o vestido con volados, con los ojos muy abiertos con dulzura y emoción, vagando por la puerta.

Dejamos Carmelo en el camino hacia otro lugar aún más original: Fray Bentos. Muchas personas que reconocen el nombre se sorprenden al descubrir que es realmente una ciudad, a diferencia de la marca británica de productos cárnicos enlatados, originalmente carne en conserva y luego tartas listas.

En realidad son ambos. La soñolienta y encantadora ciudad ribereña de Uruguay también albergaba la marca Fray Bentos, que comenzó en 1863 en una fábrica en expansión. En su apogeo, esta catedral de la era industrial, construida al lado la exuberante orilla del río, alimentó a la mitad del mundo, produciendo carne en conserva y carne congelada para alimentar guerras y el surgimiento de imperios. Desempeñó un papel tan importante en la transformación de la forma en que comemos en todo el mundo, llevando las comidas a la era industrial, que hace tres años la Unesco declaró el complejo abandonado y en ruinas como patrimonio de la humanidad.

Cuando mi madrina uruguaya me dijo que Fray Bentos era un lugar, no solo una marca de pasteles de carne, decidimos que teníamos que visitar este ícono olvidado. Las líneas de producción se han cerrado hace mucho tiempo, los muelles se están deteriorando y ha vuelto a caer en un silencio adormecido, perturbado solo por turistas atraídos por su extraño y sorprendente patrimonio. Es un lugar de vacaciones improbable pero gratificante; el peculiar encanto colonial de la ciudad es un contrapunto perfecto para los restos de la fábrica, y si te cansas de la historia hay playas, cabañas y una de las zonas vinícolas más inusuales y relajantes de Uruguay a solo un corto trayecto en coche.

De acuerdo a la leyenda, Fray Bentos le debe su nombre a un fraile que solía indicarle a los viajeros el camino. Su legado ha sido recogido por los lugareños que guían a los visitantes a través del complejo de la fábrica en expansión, pavimentado con hierro para soportar el peso de miles de cabezas de ganado. Hay una belleza extraña en algunas partes, particularmente en la sala de la turbina. Un piso de mármol con tablero de ajedrez (la piedra fue elegida en la década de 1920 como aislante), enormes ruedas arqueadas hacia el techo abovedado, congeladas por el tiempo y el óxido, y los rayos de sol que recogen las motas de polvo en el aire silencioso le dan una sensación de abandonado templo.

Incluso hay un santuario interior, una sala de control de lujo, paneles adornados con intrincados adornos de metal y más mármol, donde los ingenieros atendían a los motores que mantenían las ruedas girando. La planta fue fundada por un inventor alemán cuyo “extracto de carne”, un precursor líquido de Oxo, necesitaba grandes cantidades de carne de res, por lo que llegó a Uruguay donde las vacas eran abundantes y baratas. En la década de 1920, una empresa británica compró la empresa, dándole su apodo local, la Anglo. El nombre de la ciudad se convirtió en sinónimo de carne en conserva. La carne de Fray Bentos alimentó a las tropas en ambas guerras mundiales, y las tropas británicas incluso apodaron a un tanque Fray Bentos, una oscura broma sobre un equipo que era poco más que carne picada en una lata.

El tablero de la fábrica Un pequeño museo cuenta la historia de la planta y presenta curiosidades como un becerro de dos cabezas y la primera bombilla de Uruguay. Cuando termina la visita es posible reflexionar sobre los ciclos de riqueza y declive que se vivieron aquí – el comienzo de la globalización antes de que la palabra se acuñara -, durante el almuerzo en La Chimenea, en una terraza junto al río construida sobre la antigua estación de bombeo de agua de la planta, con una vista clara a la costa de Argentina.

En el interior, la madera se quema al carbón en un fogón de varios metros de ancho, para asar la parrillada (barbacoa) de carnes perfectamente selladas (y algunas verduras si se insiste) – una pasión nacional uruguaya. Los dueños son tan amables que, cuando descubrimos que no llevaban tarjetas y no teníamos suficiente dinero nos dijeron que pusiéramos un sobre debajo de la puerta más tarde.

La riqueza se filtró en Fray Bentos, por lo que las calles están adornadas con curiosidades extrañas y encantadoras, como el centro de música en la plaza central que es una copia del Palacio de Cristal, un teatro profusamente decorado y filas de grandes casas coloniales, con alta ventanas con barrotes que ocultan los patios interiores de curiosos transeúntes. Uno ha sido convertido en un hotel, la Posada del Frayle Bentos, cuyo sentido de la historia ha sobrevivido más o menos a una modernización ligeramente brutal, con la adición de una piscina que ofrece una buena oportunidad para refrescarse en los días de verano. Los lugareños pasean por allí para relajarse o conducen lentamente río arriba y río abajo. “Es una ciudad pequeña: si manejáramos rápido, estaríamos en el otro extremo demasiado rápido”, explicó uno.

Se puede obtener una cena sencilla y una bebida con vistas en Cervecería Hoffman. Guarda el postre para los helados en Heladería Deleite, donde tienen cinco o seis variaciones de dulce de leche: el cremoso caramelo que es una obsesión nacional. Si te apetece algo de ejercicio después de eso, hay un campo de golf de nueve hoyos diseñado para los ejecutivos de la Anglo por el famoso arquitecto de campos Alister MacKenzie y recientemente restaurado para los altos mandos de un nuevo complejo industrial río arriba. Está abierto a los visitantes.

Habíamos venido a Fray Bentos a través de Carmelo, la terminal más septentrional de los transbordadores de Buenos Aires, y otro lugar con una deliciosa sensación de tiempo y lugar olvidados. Las calles estaban tan vacías como un pueblo en una novela de Gabriel García Márquez, durante la siesta o después de un cataclismo. El antiguo distrito vitivinícola de Colonia Estrella se encuentra a solo 15 minutos en bicicleta de Carmelo, cruzando campos y carreteras vacías, donde nos alojamos en un albergue y bodega boutique, Campo Tinto.

La uva estrella en la región es una variedad inusual llamada tannat, que crece bien en suelo uruguayo y se ha convertido en la tarjeta de presentación del país, como el Malbec para la vecina Argentina. Campo Tinto también tiene un viognier y una mezcla uruguaya especial – medio y medio – una especie de rosado espumoso y semi dulce, un tributo a un cóctel popular entre los trabajadores portuarios en Montevideo y perfecto para las tardes de verano.

Uruguay es a menudo pasado por alto, intercalado entre Argentina y Brasil, sus dos vastos vecinos tan famosos por su belleza y cultura. Pero el país está bendecido con un paisaje encantador, gente extremadamente amigable y una historia única y fascinante, y quizás el país más consistentemente progresista en América Latina.

También ofrece a los turistas otro raro incentivo para visitar. Pagar con una tarjeta de crédito en el extranjero trae un reembolso del IVA, en efecto, un 22% de descuento en todo lo relacionado con el turismo, incluidos hoteles, coches de alquiler y restaurantes, todo pagado automáticamente en su cuenta con solo un pequeño retraso. Entonces, cuando regrese a casa, podrá saborear el flujo constante de reembolsos junto con sus recuerdos”.

Fuente: carmeloportal.com

2018-07-09T16:19:33+00:00 julio 9, 2018|Categorías: Turismo|Etiquetas: , |