fbpx

Cuatro científicas uruguayas que se destacan en el mundo de la ciencia

Estudian el cerebro, la diversidad, el combate a la malaria y hasta el origen del universo

El 11 de febrero de cada año se conmemora el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Fue proclamado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 2015, con el objetivo de lograr el “acceso y la participación plena y equitativa” de las mujeres y niñas en la ciencia de todo el mundo.

En Uruguay, la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII) celebró el día contando las historias de mujeres científicas.

Una de ellas es la de Daniella Agrati. Es bióloga por la Universidad de la República. Se especializó en la neurobiología del comportamiento. En la actualidad, Agrati aborda un estudio sobre el comportamiento y motivación sexual en ratas hembras, que se encuentran en la etapa adolescente y adultas. La científica se desempeña en la Facultad de Ciencias.

La científica uruguaya estudia junto a su equipo la interacción entre las ratas y la comunicación entre estos animales en el laboratorio. «Lo que se se ve en los estudios respecto de la división sexual binaria macho-hembra es que, a veces, esta diferencia tendría muchos matices entre medio», indica Agrati. «Esto es algo que no solo se ve en nuestra especie, sino en toda la naturaleza en sí», señaló la investigadora.

«La naturaleza ama la diversidad, es la sociedad la que la odia», concluyó Daniella Agrati

Ver video aquí

El estudio del cerebro
Ana Silva cuenta que la avispa mata arañas que encontraba en su casa de verano “era su pasión”. Le gustaba observar el comportamiento del insecto y le daba mucha curiosidad. En determinado momento de su vida se dio cuenta que lo que le apasionaba de verdad era algo más amplio. Se trataba de “la diversidad de la vida”.

En este momento, la investigadora uruguaya afirma: “me interesa saber cómo el cerebro controla la conducta”. En específico, Silva dijo que se ha “preocupado por estudiar la agresión que ocurre en lo que se llama el comportamiento agonístico”. La científica explica que su estudio busca entender el comportamiento de dos contendientes que se enfrentan para medir sus fuerzas y, de este modo, ver cuál puede quedarse con el recurso que se disputan.

Lo interesante fue cuando se descubrió que en una especie autóctona de peces, las hembras tienen este tipo de comportamientos. De este modo se rompió con la idea de que solo los machos poseen el comportamiento agonístico.

Ver video aquí 

Combate a la malaria
Stella Peña es doctora en Química y trabaja en el área de productos naturales. “En principio comenzó como un hobby”, dijo la científica uruguaya. La ruta de su investigación busca desembocar en un antídoto para la malaria.
En este sentido Peña explica que la malaria y la enfermedad del sueño no son enfermedades “seductoras” para que las industrias farmacéuticas desarrollen un antídoto. Por este motivo, “la academia queda como encargada de tomar ese problema y resolverlo”.
A 15 días de presentar su tesis, un descubrimiento lo cambió todo. Tanto es así, que el hallazgo de la científica uruguaya fue patentado porque se trata de un “potencial antídoto” que puede combatir estas enfermedades.
Su vida transcurre entre la ciencia y lo artístico. Se desempeña como investigadora en la química y en un circo local. “Estos mundos se entrelazan”, dice. «Lo que es el orden y el pensamiento científico se puede llevar al desorden de lo artístico; lo artístico ayuda mucho a resolver problemas en ciencias más duras y exactas”, agregó.

Ver video aquí 

 

Galardonadas
Hace dos meses, Cromo compartía la historia de la doctora Mónica Sans, licenciada en Ciencias Antropológicas por la Facultad de Humanidades y docente en la Universidad de la República.

Ver video aquí

El trabajo de la científica busca explicar qué tan indígena somos los uruguayos y, a la vez, derribar el mito del completo extermino de los aborígenes en nuestro país que nos narran en las escuelas.

El proyecto se denomina “Filogeografía de cromosomas Y para la comprensión del origen y relaciones de los indígenas del Uruguay y sus descendientes” que fue galardonado el año pasado por L’Oreal, en un premio que otorga la compañía a las mujeres en la ciencia.

Científicas que migran
También hay casos en que científicas uruguayas que se van de nuestro país y desarrollan sus vidas profesionales en otros lugares. Este es el caso de Camila Pazos que se encuentra en Suiza, más específicamente en el laboratorio de física más avanzado del mundo.
Pazos se crió en Punta de Rieles y en 2001 se trasladó junto a su familia a Estados Unidos en busca de mayores posibilidades. «Siempre me gustó la física», dice Camila.

La joven física uruguaya de 26 años trabaja en la Organización Europea para la Investigación Nuclear (nombre oficial en español), organización más conocida por su sigla CERN, por su nombre en francés.

Estudia el origen del Universo junto a ciento de especialistas de diversas áreas de todo el mundo. Hay que recordar que en 2008 el CERN halló «la partícula de Dios». Se trataba de algo que los científicos buscaban desde hacía 50 años, cuando el físico Peter Higgs había propuesto una teoría que explicaría cómo hace la materia del universo para obtener su masa. Camila se desempeña en el sistema de alineamiento, que asegura que el equipo sepa exactamente dónde está el sitio de colisión.

“Mi idea es continuar hasta que terminemos de construir el detector nuevo, alrededor de 2021. Después me gustaría postularme para un doctorado en física en alguna universidad de Europa, y luego regresar al CERN, si es posible”, anhela la física uruguaya en una entrevista con Cromo.

Fuente: El Observador

2020-02-12T15:22:50-03:00febrero 12, 2020|Categorías: Ciencia y Tecnología|Etiquetas: , , , , , |