fbpx

Uruguay destacado en París por el uso de energía renovable

Desde hace casi una semana, los líderes mundiales participan de la conferencia sobre el clima COP21 en París en la que esperan delinear una estrategia para frenar el avance del calentamiento global. Durante la cumbre, Uruguay fue destacado como ejemplo más sorprendente por su capacidad de convertirse a la energía renovable, según informó The Guardian.

En menos de 10 años, Uruguay fue capaz de reducir su huella de carbono y sus costos de electricidad en forma drástica, sin subsidios del gobierno o mayores costos de consumo, dijo al diario inglés el director de Cambio Climático del Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (MVOTMA), Ramón Méndez.

Las energías renovables proveen al país el 94,5% de la electricidad, aseguró Méndez. Además, dijo que los precios, ajustados a la inflación, son sensiblemente inferiores a los de años anteriores y que los cortes de luz han disminuido ya que una diversificada mezcla de energías procura mayor resistencia a las sequías.

La situación actual en esta área llama la atención, sobre todo, por la diferencia que representa con el sistema que Uruguay aplicaba hace 15 años atrás. Según contó Méndez, a comienzos del siglo XXI el 27% de las importaciones del país eran de petróleo y se evaluaba obtener gas de Argentina mediante la construcción de un nuevo gasoducto. Hoy, el principal producto de importación son las turbinas de viento.

Además de la energía renovable, Méndez informó que la biomasa y energía solar también aumentaron drásticamente. Sumadas a la energía hidroeléctrica, en total, el país posee un 55% de fuentes renovables. El promedio mundial es de 12%.

En los últimos cinco años, el país invirtió 7 mil millones de dólares en energía renovable, esto es el 15% del PBI. A su vez representa cinco veces el promedio que se destina en América Latina y tres veces lo recomendado a nivel mundial por los economistas.

Además de fomentar este tipo de energía, Méndez destacó que en los últimos 20 años el país no construyó ninguna central hidroeléctrica y la energía nuclear está totalmente ausente.

«Durante tres años no hemos importado un solo kilovatio hora», dice Méndez. «Estábamos acostumbrados a depender de las importaciones de electricidad desde Argentina, pero ahora exportamos a ellos. El verano pasado, vendimos un tercio de nuestra generación de energía a ellos».

Como consecuencia de este panorama, Uruguay recibe constantes ofertas de firmas extranjeras interesadas en instalar parques eólicos. Según Méndez, hay tanta competencia que los costos de electricidad se redujeron un 30% en los últimos tres años.

«Lo que hemos aprendido es que las energías renovables es sólo un negocio financiero», dice Méndez. «Los costos de construcción y mantenimiento son bajos, por lo que el tiempo que usted le da a los inversores un entorno seguro, es un muy atractivo».

Para el 2017 el país espera reducir 88% de sus emisiones de carbono, aseguró el jerarca.

Fuente: El Observador

2015-12-07T16:18:34-03:00diciembre 7, 2015|Categorías: Economía, Salud, ciencia y tecnología, Sociedad|Etiquetas: , |