fbpx

En Durazno existe el mayor banco genético vitícola del Uruguay

Hay una larga tradición en esta región, desde el desembarco de Faraut. Con ese legado, se crea el mayor banco de cepas vitícolas del país.

Por Linng Cardozo* | @Linng55

Villa del Carmen (departamento de Durazno) tiene perfume de uva en su ADN. Se fundó el 10 de junio de 1874. Entre 1907 y 1930 el pueblo protagonizó un crecimiento sumamente significativo debido a la prosperidad del sector agropecuario. No obstante, durante esos años comenzó en los alrededores de la villa una experiencia agrícola que modificó su historia: la plantación de viñedos por parte de Andrés Faraut, natural de Francia y que luego de otros emprendimientos en 1922, fundó a 1 km de Villa del Carmen una bodega y viñedo que en el año 1927 producía un total de 6.306 litros de vino. De ahí en más la Granja Faraut se convirtió en el centro laboral de la localidad y los éxitos y fracasos de esta empresa repercutieron en la prosperidad o la crisis de la villa.

El enólogo Pedro González nació allí, en este poblado que hoy tiene 2.500 habitantes del departamento de Durazno. «Desde prácticamente se fundación se ha asociado al Carmen, con la elaboración de vinos de alta calidad, quizás por su suelo particular arenoso, con subsuelo arcillo calcáreo, o por su micro clima particular. Lo concreto es que desde hace más de 100 años se cultivan viñedos en la región, y estos viñedos tienen una historia particular», cuenta uno de los propietarios de Centro Vitis Ltda, un lugar en donde está el mayor banco de cepas vitícolas del Uruguay.

La firma fue iniciada por el padre de Pedro y hermanos hace más de 20 años. Tras su fundación, la empresa se renueva de la mano de los franceses Jean Pierre Bouillac y Danielle Chambaraud, quienes se apasionaron con la historia vitícola del Carmen y su pasado francés. «La tradición vitícola de la región se mantiene y fortalece, y el legado de más de 100 años desde la llegada del primer francés a la región, está más vivo que nunca», dice González a Montevideo Portal.

El tesoro en el Carmén
En la actualidad la empresa produce 200.000 plantas anuales de injertos certificados libres de virus, en seis porta injertos diferentes y más de treinta variedades con diferentes objetivos. La diversificación de la producción posibilita ofrecer plantas dentro y fuera del país, con destino Brasil, Perú, México, en primera instancia. Los planes incluyen un incremento en los próximos años de más de 4 veces las plantas actuales, con exportaciones crecientes.

Actualmente se está realizando la implantación de algunas variedades nuevas, y también clones modernos. A esto se suman las intenciones de incluir en nuevas plantaciones desde este año. «En cierta medida estoy retomando la pasión de mi padre, quien llegó a tener en su viñedo 89 variedades distintas de vid, que yo mantengo celosamente, y que ya he incrementado», explica.

Con formación en Uruguay, España y Francia, González advierte que el mercado uruguayo pide cepas diferentes a las conocidas Tannat, Cabernet Sauvignon o Merlot. «Estoy convencido que así como Marselán o Arinarnoa en tintas y Albariño en blanca, están recogiendo gran aceptación tanto de bodegueros como de consumidores, hay muchas variedades en el mundo que podrían tener un comportamiento excelente, y producir vinos comercialmente más exitosos que el Tannat», añade.

Entre otras variedades, allí en Durazno tienen: Tannat, Merlot, Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Petit Verdot, Marselan, Arinarnoa, Pinot Noir, Syrah, Malbec, entre las tintas, y Chardonnay, Albariño, Sauvignon Blanc, Viognier, Ugni BLanc, Arriloba, Petit Manseng, Torrontes, entre las blancas, o Cardinal, Prima, Red Globe, Ribol, Muscat de Hambourg, Isa, entre las de mesa o Concord, Cora, Bordo, entre las de jugo. «Pero no menos importante para nosotros es la observación de comportamiento de variedades menos difundidas, y que podrían convertirse en alternativa cierta en breve: Por ese motivo Anchellota, Teroldego, Touriga, Sangiovese, Lachrima Christi, Palomino, y otras varias».

Recientemente han incorporado el Manseng Noir, variedad de la que deriva el Tannat. «Tenemos ya decidido incorporar la variedad tinta Mencia, que es de la región del Albariño en España, y de la que se habla bastante. Deseamos incorporar la variedad Saperavi, de la que tenemos excelentes comentarios».

Los trabajos de esta empresa son relevantes en materia de investigación. En Tannat tienen actualmente 9 clones diferentes (la mayor del país y quizás de América); de Cabernet Sauvignon 6 clones, de Cabernet Franc al día de hoy son 3; de Malbec y Shirah 2 clones. Este año prevén incorporar clones de Pinor Noir de Champagne (para espumoso) y de Bourgogne (para tintos). Están gestionando la firma de un acuerdo con France Agrimer, para poder tener autorización oficial para multiplicar clones y variedades patentadas. «A esto esperamos tener a futuro algo similar con Embrapa de Brasil», explica el enólogo.

«El equipo debe actualizarse, agrandarse, tecnificarse, y crecer, pero sin perder de vista la pasión. En ese camino vamos con Jean Pierre Bouillac y Danielle Chambaraud en El Carmen, el mejor lugar. Descubierto por un francés hace más de 100 años, pero con la misma pasión de hoy», concluye.

* Es periodista, artista plástico y sommelier. Dirige www.lacataentucasa.com.uy. Tiene 63 años, 3 hijos, una nieta y es hincha de Nacional.

Fuente: Montevideo Portal

2019-02-26T17:02:12-03:00febrero 25, 2019|Categorías: Gastronomía|Etiquetas: , |