fbpx

Paul Hobbs: “Los uruguayos tienen hambre de mejorar”

El reconocido enólogo estuvo en Punta del Este y conversó con Café y Negocios sobre su carrera y los productores locales

 

Por Analía Pereira
Especial para El Observador

Cuando era niño la familia del reconocido enólogo Paul Hobbs tenía una granja de frutales en Nueva York, pero en ese entonces él no tenía idea que existía un trabajo como el de los productores de vinos. Siguió un camino tradicional al empezar a estudiar medicina: quería ser cirujano. Pero su padre lo veía haciendo vino, así que le sugirió viajar a California. Estudió dos años en la Universidad de California y su interés por el vino creció, más allá que “realmente no pensaba que podía hacer una carrera en el negocio del vino”. En 1978 eso cambió. Entrar a trabajar en las bodegas de Robert Mondavi fue “un paso enormemente significativo” por tratarse de un negocio internacional.

Paul Hobbs, a quien la revista Forbes calificó como el “Steve Jobs del vino”, es propietario de bodegas en EEUU, Francia, España, Alemania y Argentina. Estuvo en Uruguay para la Wine Dinner de Enjoy Punta del Este, invitado por las bodegas Familia Deicas, de quien es asesor.

¿Tuvo que aprender sobre negocios?
Al principio no, porque mi trabajo fue de producción y era estrictamente la creación de vinos. Aprendí sobre el negocio después, con el paso del tiempo. Dependiendo de lo que quieras hacer en esta industria es la importancia que toman los negocios. Si eres dueño de una bodega tienes que saber vender, y debes tener habilidades en negocios. Pero como enólogo lo principal es saber de ciencias y tener intuición y herramientas artísticas para la creación de vinos.

¿Qué tan importante es saber vender un vino?
El vino es un producto que no se ve como una necesidad. La gente que lo compra gasta su dinero por algo que le genera pasión o una conexión; es una especie de arte. Y cuando compramos un vino de cierta manera conectamos con el artista. Es lo mismo que pasa con la moda o los perfumes. Pero el vino es muy personal, por eso es importante tener una idea de cómo quieres que sea tu vino, para decirle al cliente ‘esto es lo que hice y así es como lo hice’, para que entiendan el significado y la filosofía.

Hay muchos enólogos que son vendedores también, como Picasso. Creo que los buenos creadores de vino también pueden ser buenos vendedores, aunque algunos productores realmente buenos no son buenos vendedores, no tienen la habilidad de vender y esos casos son interesantes de ver porque sus vinos no son tan populares pero son realmente muy buenos. No saber vender afecta a la imagen del vino, porque así trabaja la psicología humana.

¿Cómo ve a los productores uruguayos?
Acá es muy fácil trabajar con la gente, son todos muy accesibles y muy abiertos. Tienen hambre de mejorar y por eso es muy fácil y disfrutable trabajar en este país. La gente acá está lista para probar nuevas cosas y eso es muy refrescante. Animarse a hacer cosas es importante en todos los aspectos de la vida, es una cualidad. Además los uruguayos son gente muy cálida y siento que compartimos valores similares.

No en todos los países existe esa apertura. En algunos lugares los productores tienen reglas de la vieja escuela y por eso pueden cerrarse más a probar cosas nuevas. Quizás quieren hacer cosas diferentes pero tienen toda la carga tradicional que les dice cómo se hace, y por eso no se animan a innovar, y eso es frustrante.

¿Qué cosas de su carrera médica pone hoy en práctica?
Hay mucha similitud entre los médicos y los productores de vino, el gusto por los detalles, la conexión con la gente, las culturas y los lugares.

Una de las cosas que amo hacer y que viene de mi entrenamiento médico es ayudar a aquellos que necesitan más atención y que quieren crecer, y con la producción de vino lo hago.

Creo que la medicina, al menos como yo la veo, está muy unida con esta industria por el entrenamiento, la disciplina, la ciencia, el pensamiento en detalle y la intuición que se debe tener.

¿De dónde viene su inspiración?
De mis acciones más de por lo que digo. Has un buen trabajo y deja que el producto hable por sí mismo.

Fuente: El Observador

2020-03-04T16:19:17-03:00marzo 4, 2020|Categorías: Vinos del Uruguay|Etiquetas: , |